Prohibición de reuniones familiares, cierre de bares y suspensión de actividad deportiva, son algunas de las medidas que analizó esta mañana el gobernador con los intendentes.

El creciente aumento de casos de coronavirus y el inminente vencimiento de la prórroga de la cuarentena, que será este lunes, coincidieron para que el Gobierno analice volver atrás en varias actividades.

El gobernador Rodolfo Suarez se reunió con los intendentes del Gran Mendoza esta mañana y  acordaron endurecer el confinamiento desde el martes hasta el 18 de agosto a través de la prohibición de reuniones familiares, el cierre de bares y la suspensión de actividades deportivas en clubes. También podría cancelarse el turismo interno durante este plazo.

Es que entienden que la franja etaria de 18 a 35 años es la que mayor contagio ha demostrado por los espacios sociales compartidos.

La definición está atada al nuevo decreto de la Nación que se conocerá en las próximas horas. Ya que podrían ubicar a Mendoza en la etapa de aislamiento social y eso determinaría también el cierre de negocios y empresas, es decir un retroceso de fase, en concreto.

En tanto que las salidas recreativas al aire libre seguirían permitidas en los espacios de proximidad a 500 metros.