7° Mendoza

Jueves, mayo 26, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$124,2500

Dólar Ahorro/Turista

$205,34

Dólar Blue

$208,00

Dólar CCL

$212,54

Euro

$127,9480

Riesgo País

1924

7° Mendoza

Jueves, mayo 26, 2022

RADIO

ONLINE

Roberto Follari
Estaban divididas las dos grandes coaliciones argentinas, la semana pasada, ante la difícil disyuntiva entre dejar vigente el acuerdo de Macri hacia el default, o aceptar el nuevo acuerdo negociado por el equipo de Guzmán. Era situación peliaguda para todos.
La OTAN motivó la guerra, pero fue Putin quien la hizo. Se lleva él los repudios, entonces; y es que el expediente de la invasión militar resulta inaceptable. En ese sentido, el comunicado del gobierno argentino fue correcto, pues la diplomacia debe rechazar el recurso a las armas. Pero la responsabilidad histórica es muy otra.
Estados Unidos quiere ahogar a Rusia, metiendo a la OTAN en sus fronteras. Ese es todo el misterio de lo que ocurre en Ucrania, país limítrofe con Rusia, y que perteneciera a la URSS hasta el año 1990.
Las acciones de espionaje ilegal entre 2015 y 2019 parecen haber sido de una dimensión insospechada. No en vano se ha buscado direccionar las causas judiciales hacia Comodoro Py, terreno de reconocidas relaciones con el macrismo: cada una de esas múltiples causas (la de D Alessio, la del seguimiento a parientes de víctimas del Ara San Juan, la de las redes de escuchas en las cárceles contra presos y abogados, entre otras) configuran un gran número de casos y de acciones ilegales de preparación de redes de escucha y video, de espías de la AFI –y otros informales- interviniendo, de acuerdos con fiscales y jueces, de personeros que iban y volvían de la Casa Rosada y de Olivos.
Una prueba de que los argentinos no sabemos nada del mundo, es nuestra ingenua creencia de que seríamos cosmopolitas. Los diarios de nuestro país hablan casi exclusivamente de Argentina; de Africa y Asia no tenemos ni idea, y si nos preguntan por Alto Volta, creemos que es un grupo de rock.
La economía creció 10% en 2021, y está teniendo fuerte reactivación con las vacaciones y el programa Previaje, que ha sido un rotundo éxito. Se verá si eso puede llegar a los bolsillos de la población, pero en esta condición resulta absurdo el pedido opositor de “un programa económico”, tras el logro del preacuerdo entre el gobierno nacional y el FMI.
Nos hace felices hablar mal de la política, a nosotros. Y despotricar contra los políticos, ni qué decir. “Son todos corruptos, son todos chorros”. Eso nos baña en agua bendita, vea usted. Cuanto más digo que ellos son inmorales, más moral parezco yo. Sin hacer nada, fíjese, sin necesidad de demostración alguna: soy bueno porque hablo mal de “los malos”. No me diga que no es un negocio perfecto.
Tan hartos estamos de slogans y ruido mediático, que las palabras poco dicen. HAY QUE GRITAR, quizá con mayúsculas. Porque hablar de unidad nacional, de madurez de los políticos, de convergencias necesarias frente al FMI, suena a discurso de ocasión. En el ataque permanente que a lo político hace el neoliberalismo, la población descree.