Publicidad

4° Mendoza

Lunes, agosto 08, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$138,7500

Dólar Ahorro/Turista

$244,81

Dólar Blue

$293,00

Dólar CCL

$284,58

Euro

$135,4149

Riesgo País

2398

4° Mendoza

Lunes, agosto 08, 2022

RADIO

ONLINE

Sergio Levinsky
Estadios llenos, multitudes que entonan temas clásicos que ya forman parte de su legendario repertorio, miles de millones de euros en transferencias y presupuestos, fondos de inversión opacos y los mejores jugadores del mundo. Todo esto es sinónimo de Premier League, el torneo nacional de liga inglesa que es considerado el top del planeta fútbol y que arranca este fin de semana en su temporada treinta y uno desde que se desarrolla con el actual formato.
Al presidente del Fútbol Club Barcelona, Joan Laporta, le cuesta apartar la sonrisa de su rostro. Es casi una constante, y no es para menos. De lo que era un club prácticamente condenado a sumergirse en la mediocridad hace poco más de un mes, quedó muy poco y hoy es la vedette del verano europeo y de hecho, el que gastó más dinero en contratación de jugadores de primer nivel que lo convierten e uno de los grandes candidatos para quedarse con el título de campeón de Europa, que se le niega desde 2015.
Con ocho transferencias ya concretadas y tres ofertas dando vueltas, hay once futbolistas de la selección argentina que pueden cambiar de clubes en Europa durante este receso veraniego, y la mayoría de ellos en situación de ascenso en sus carreras hacia la élite, lo que demuestra el muy buen momento que vive el equipo nacional cuando apenas quedan cuatro meses para el comienzo de la disputa del Mundial de Catar.
El fútbol europeo, e indirectamente el mundial, puede llegar a experimentar un cambio total de rumbo, muy parecido al que sufrió en 1995 con el llamado “Caso Bosman”, si prospera en la Justicia la idea de la Superliga que encabezan el Real Madrid, la Juventus y el Fútbol Club Barcelona, tras las sesiones orales llevadas a cabo en la sede del Tribunal Europeo de Justicia.
Flamengo, que destrozó a Tolima por 7-1 en el Maracaná con cuatro goles y una asistencia de su estrella emergente, Pedro, y Palmeiras, actual bicampeón, que hizo lo propio con Cerro Porteño por 5-0 con un show de uno de sus mejores jugadores, Rony, se van acercando a reeditar la final de la Copa Libertadores del año pasado, que ganaron los paulistas, en lo que profundiza la idea del abrumador dominio brasileño en las competencias sudamericanas.
Lejos de los 450 millones de euros en contrataciones gastados por la Premier League inglesa, los 284 de la Serie A italiana, los 219 de la Bundesliga alemana, los 142 de la Liga Española y los 115 de la Ligue 1 francesa, el fútbol argentino trata, como puede, de pesificarse y de convivir con una dura realidad, que lo lleva otra vez, como en cada nuevo mercado de pases que se abre, a desangrarse tratando de apelar a préstamos desde el Primer Mundo, o veteranos que regresen a terminar sus carreras, o como trampolín para algunos que pretenden tomar impulso para regresar a los torneos que les generen un ingreso mucho mayor y en moneda dura.
Hace 44 años, un 25 de junio tuvo lugar, en el Monumental, una de las grandes alegrías futbolísticas de los argentinos, con la obtención de la Primera Copa del Mundo, y con la sensación de que, aunque tardía, la Justicia se asomaba sobre nuestra gran historia de la pelota luego de tantos años de éxitos sin poder llegar al peldaño mayor.
Poco más del 84 por ciento de los socios compromisarios (alrededor de 600 sobre un total de cerca de 4500 habilitados) aprobaron en la noche catalana del jueves que se pongan en marcha las llamadas “Palancas” que posibilitarían un futuro promisorio al Fútbol Club Barcelona y que consisten, básicamente, en la venta de porcentajes de acciones de empresas vinculadas al club y los derechos de televisión por muchos años para poder generar caja y armar un equipo competitivo que cambie la dinámica negativa de las últimas temporadas.
Con la melodía de “Top Gun”, el club mexicano León presentaba en las últimas horas a su nueva contratación, el ecuatoriano Byron Castillo, quien por fin podía respirar tranquilo luego de haber vivido semanas muy angustiantes en las que lloró y esperó ansiosamente el fallo de la FIFA que tuvo en vilo al mundo del fútbol.