¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Rodolfo Braceli

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

18° Mendoza

Jueves, septiembre 29, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$153,0000

Dólar Ahorro/Turista

$269,31

Dólar Blue

$288,00

Dólar CCL

$305,83

Euro

$143,9962

Riesgo País

2702

18° Mendoza

Jueves, septiembre 29, 2022

RADIO

ONLINE

Rodolfo Braceli
Periodista
En la capital de nuestra patria idolatrada cunde la desesperación por ponerle rejas a todo. Paranoia ya transformada en ideología. Espectáculo desolador, patético, obsceno. Qué difícil calificar, por ejemplo, a las plazas ferozmente enrejadas. Y ahí tenemos una capital federal que se hace gárgaras con su gran presupuesto; se olvida que es federal, y por tanto que es capital por y de todas las provincias.
Las siguientes leves reflexiones se desataron con una columna que escribí hace tres años para el diario Página / 12 y con una entrevista que hice para la revista Siete Días, hace casi cuarenta. Voy a reanudar momentos de esos textos. El 6 de agosto de 1945 se soltó la primera bomba atómica sobre Hiroshima. Al tercer día no resucitó nadie: se soltó la segunda atómica, sobre Nagasaki. Caramba o carajo: dos bombas ¿preventivas?, dos escarmientos ¿pacifistas?