Boca tomó parte este martes un escándalo de graves dimensiones pelear con los efectivos de seguridad en el vestuario del estadio Mineirao de Belo Horizonte, tras la eliminación en octavos de final de la Copa Libertadores 2021

El colombiano Sebastián Villa y el peruano Carlos Zambrano fueron requeridos por la Policía Militar luego de los incidentes y, en la voz del entrenador Miguel Ángel Russo, se supo que toda la delegación permanecerá en Belo Horizonte hasta resolver esa situación.

El delito por el que se acusa a Villa y Zambrano es el de “crímenes contra el patrimonio”, según explicó la Policía Militar a Russo, cuando impidió que partiera el micro que los iba a llevar desde el estadio “Mineirao” hasta el aeropuerto.

Los futbolistas del elenco de la Ribera pelearon con la policía (hubo gas pimienta), luego de intentar ingresar al vestuario local: arrojaron vallas y diferentes objetos. Jorge Bermúdez y Raúl Cascini, integrantes del Consejo de Fútbol, también tomaron parte de los serios incidentes.

Cascini intentó ir a buscar a un integrantes de Atlético Mineiro, pero los miembros de seguridad privada intentaron impedirlo, lo que desató la batahola, de la que participó el técnico Miguel Ángel Russo.


-->