Su antecesor se desentendió de la acusación de Bolivia por el apoyo material del macrismo al golpe de Estado de Añez.

El canciller Felipe Solá señaló que no le cree a su antecesor Jorge Faurie “cuando dice que no sabía nada” sobre el envió de material bélico a Bolivia por parte del Gobierno de Mauricio Macri para apoyar el golpe de Estado contra Evo Morales en 2019 y sostuvo que, si bien se dio traslado a “ocho o nueve gendarmes” para custodiar la Embajada argentina en ese país, no por eso “tenían que enviarse 70 mil balas”.

“No le creo a Jorge Faurie cuando dice que no sabía de esta situación. Y no le creo porque recuerdo que el 9 de noviembre de 2019, cuando Alberto Fernández era presidente electo, recibió una llamada de Evo Morales, que le decía `mi vida corre peligro´”, comentó el actual titular del Palacio San Martín.

Solá recordó que, por aquellos días, “Fernández habló con el mandatario de México, Andrés López Obrador, para realizar las gestiones” y que el expresidente, Mauricio Macri, mostró “absoluta indiferencia ante el pedido de Alberto”.

Respecto del envío de pertrechos que habrían sido utilizados para la represión de las protestas contra el golpe de Estado, el jefe de la diplomacia argentina dijo que “fue una sorpresa el tema de la carta, pero no fue una sorpresa que el Gobierno de Mauricio Macri le enviara ayuda a los militares bolivianos”.

En declaraciones a la señal C5N, Solá puntualizó: “Hay un hecho concreto: en la Embajada, el día 13 de noviembre de 2019, entró la carta de Fuerza Área Boliviana para el entonces embajador argentino, Normando Álvarez García”.

“El 15 se produjo el ingreso al archivo de la Embajada de ese sobre cerrado. La pregunta es qué pasó en esos dos días ¿El embajador vio esa carta? No encontramos ningún cable en la Cancillería que den cuenta de esta situación”, explicó.

Solá también rechazó la hipótesis que enunciaron algunos referentes de Juntos por el Cambio, según la cual se sostiene que los pertrechos estaban destinados a equipar a los gendarmes argentinos que custodiaban la Embajada argentina: “El material que llevaron los miembros de la Gendarmería Nacional no es el mismo que recibieron en Bolivia”.

“Eran dos envíos diferentes que fueron en el mismo avión. Fueron 8 o 9 gendarmes con sus armas, pero no tenían que enviarse 70 mil balas. No pueden hacernos creer esa mentira”, aseguró.

Por último, el canciller dijo que “hay que preguntarse qué le agradece la Fuerza Aérea boliviana a la Embajada argentina en La Paz, es una mentira decir que esas balas fueron para el entrenamiento de alacranes”, en referencia al grupo de élite de la GNA que estuvo en Bolivia.


-->