Se decidió por un ojo de bife a la plancha con chips de banana y ensalada fresca de espinaca y radicchio. El desafío comenzó cuando los jurados agregaron un “invitado sorpresa”, que en caso de la actriz era una persona vegetariana.

Con astucia, decidió agregar un plato a su menú: choclo con salsa de palta, con chips de remolacha, chips de banana y radicchio.

Sin embargo, ninguno de los platos convenció al jurado, que terminó por catalogar su performance como “los 70 más malgastados desde que empezó la competencia”.

“De una falta de creatividad, de sabor, de todo, pero lo más importante que se trasmite en el sabor es la falta de ganas”, dijo Betular, a lo que Siciliani admitió: “No se me caía una idea”.

“¿Esto sabes dónde te lleva?”, remató De Santis. Por último, Germán Martitegui le expresó: “Es lo peor de Leticia”.

El duelo quedó entre Franchín y Siciliani, cuando de repente los jueces tuvieron un gesto sin precedentes.

“Analía, vos hoy te tenés que ir, pero Leticia, tenés la oportunidad en este momento de dejarle tu lugar a alguien que sí tiene ganas de estar acá. Cambiar tu lugar por alguien que sí le pone la emoción que necesitamos que ponga. Te estamos dando una oportunidad, si te quedás, te quedás con ganas, con emoción y con todo lo que te pedimos que tenés que tener”, exclamó Martitegui.

Entonces se desató el debate: “No es que tenga ganas de irme del programa, pero Analía se lo merece más”, comenzó Siciliani. “No, Leti, no lo hagas por mí”, replicó Franchín. Pero la actriz se mantuvo firme en su postura: “Que se quede Ana”.

El gesto despertó una ola de comentarios en el jurado.

“Leti, te dimos esta opción porque sentimos tu frustración, me parece que es súper honorable que pienses como pensaste. Fue muy lindo tenerte acá”, le dijo Martitegui.

Betular, por su parte, agregó: “Me encantó acompañarte en todo este camino, sos muy buena onda y me emociona, te veo como a mi hermana”. 

Finalmente, Donato expresó: “Percibo que sos una persona que en la vida toma este tipo de decisiones, tenés este espíritu de sinceridad con vos misma y creo que en este programa aprendiste algo de cocina”.

“No me gusta llorar tanto, no me gusta hacer las cosas mal y me voy muy contenta”, dijo conmocionada, tras dejar su delantal y retirarse con el aplauso de sus compañeros.