¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

A 17 años de la muerte de Nicolino Locche

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

27° Mendoza

Lunes, diciembre 05, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$174,7500

Dólar Ahorro/Turista

$306,67

Dólar Blue

$312,00

Dólar CCL

$327,00

Euro

$177,2341

Riesgo País

2245

27° Mendoza

Lunes, diciembre 05, 2022

RADIO

ONLINE

A 17 años de la muerte de Nicolino Locche

El entrañable e inolvidable Nicolino nació el 2 de septiembre de 1939 en el departamento de Tunuyán, provincia de Mendoza

07/09/2022 13:45


El Intocable, que fue campeón mundial welter junior y uno de los pugilistas más prestigiosos de la Argentina, falleció el 7 de septiembre de 2005.

Nicolino Locche fue uno de los mejores boxeadores argentinos de todos los tiempos. Apodado el Intocable por su forma de boxear, el mendocino murió un 7 de septiembre de 2005, hace 15 años.

Nacido en Tunuyán el 2 de septiembre de 1939, Locche se transformó en un ícono del boxeo argentino por su forma de pelear, que atraía a muchísimos espectadores a sus presentaciones.


Nicolino, que inició su carrera como profesional en 1958, provocaba a sus rivales peleando con la guardia baja y los invitaba a que le peguen, y entonces, una y otra vez, esquivaba los embates de sus contrincantes.

El 12 de diciembre de 1968 el Intocable se convirtió en campeón mundial tras derrotar por nocaut técnico en el décimo asalto al japonés Paul Fuji.

Su primera pelea amateur fue con 16 años. 122 combates ganados después debutó profesionalmente en 1958, noqueando en dos rounds al sanjuanino Luis García.

Desde entonces la carrera de Nicolino fue en ascenso, realizando sus primeras presentaciones en el Luna Park. El estilo para pelear de Locche lo diferenció inmediatamente del resto, apoyado en su habilidad para evitar los golpes a gran velocidad.

Su postura defensiva le valió críticas por parte de los espectadores, sobre todo de los más ortodoxos, sin embargo Nicolino fue conquistando al público con el correr de las peleas hasta volverse una atracción central en el Palacio de los Deportes.

Locche era un showman dentro del ring, interactuaba con el público en pleno combate, y en lo deportivo fue considerado incluso un artista del cuadrilátero por su talento para esquivar y contratacar con ráfagas de golpes.

La popularidad del intocable, como lo bautizó un artículo de la revista el Gráfico, crecía por sus constantes triunfos y el show que regalaba a los espectadores en cada velada boxística.