Los de Tuchel, con un gol de Kai Havertz antes del descanso, vencieron al equipo de Guardiola por 1 a 0 y consiguieron una nueva conquista europea. Es la segunda “Orejona” que colocará en sus vitrinas. El Kun Agüero ingresó en el complemento

Chelsea superó hoy a Manchester City, con pocos minutos de Sergio Agüero, por 1 a 0, con un gol del alemán Kai Havertz, en el estadio do Dragão de Oporto, Portugal, y se consagró campeón de la Champions League por segunda vez en su historia.

Los dirigidos por el alemán Thomas Tuchel impusieron sus condiciones desde el principio hasta el final, contaron con las situaciones más peligrosas y no le permitieron al Manchester City hacer lo que más sabe, más allá de los minutos finales en los que empujó con ganas y pocas ideas. Al igual que en la Premier League inglesa, Chelsea lo doblegó.

Lo hecho por Chelsea no solo sobresalió en repliegue y en la inhibición de las armas rivales, sino que cuando tuvo la oportunidad salió en velocidad con Havertz y Christian Pulisic, quien falló en cara a cara increíble.

El conjunto londinense pasó cómodamente la fase de grupos, con 14 unidades, que compartió con Sevilla, Krasnodar y Rennes. Se quedó con el primer lugar. Ya en la fase siguiente aplastó al Atlético de Madrid (3-0 en el global) de Diego Simeone, reciente ganador de la Liga de España e hizo lo propio con Porto (2-1).

En las semifinales se topó con un irregular Real Madrid, que era candidato, y se lo sacó de encima sin sobresaltos con un empate en uno de visitante y luego un 2-0 de local. Y esta tarde venció a Manchester City para, nueve años después de su bautismo en una final con Bayern Múnich de Alemania, obtenga su segunda Champions League.


-->