Cristina Castro estaba presente en el momento del hallazgo. Se trata de un regalo, un objeto único, que su hijo recibió de su abuela. La querella pide la detención de 16 personas, hay policías y civiles involucrados.

-Acá hay una mitad de huevo”, dice el oficial.

-No, es una sandía. Adentro hay una vaquita de San Antonio, respondió Cristina Castro y así se anticipó. Cuando el policía abre el objeto, un souvenir de madera, efectivamente en su interior había eso.

Fue el viernes durante un allanamiento a la comisaría de Teniente Origone en el marco de la causa por la desaparición forzada de Facundo Astudillo Castro, del que participaron policías federales, la fiscalía, la familia y el perito Marcos Herrero con sus perros adiestrados. El objeto encontrado era un regalo del joven realizado por la abuela, uno para cada hermano.

Estaba en un depósito de basura en esa dependencia policial donde supuestamente según la Policía Bonaerense nunca había estado el joven de 22 años, que el 30 de abril salió de su casa en Pedro Luro hacia Bahía Blanca pero nunca llegó.

Herrero afirmó que el lugar parecía un basurero pero allí había señales del funcionamiento de calabozos en el pasado. El ovejero Yatel salió disparado cuando su entrenador le indicó que “busque”, fue hacia el fondo de la dependencia y volvió con una bolsa transparente donde había un paquete de cigarrillos en estado de descomposición y ese objeto verde que sólo la mamá pudo identificar.

Para Herrero los ladridos y la reacción de Yatel indican que es “un elemento único y específico de pertenencia de Facundo”. El abuelo de Facundo, César Castro, dijo que el joven se había llevado algunas de sus cosas antes de partir hacia la casa de la ex novia, en Bahía Blanca. “Cuando vi el regalo de mi mamá ahí, casi me muero. ¿Y esta gente me dijo que Facundo no había estado allí y que lo dejaron seguir?”, dijo Cristina Castro.

Yatel -un pastor alemán entrenado para detectar “esencia humana por medio del olor”– es el mismo perro que detectó rastros de sangre el 22 de julio, luego de olfatear un cuellito de lana que utilizaba el joven, había marcado “esencia odorífera” de Facundo en un móvil policial 22.788 del mismo destacamento de Origone, asignado al oficial Alberto González. Es el agente que declaró que, alrededor de las 15 del 30 de abril, interceptó al chico, a la altura del kilómetro 750 de la ruta 3. Luego de requisar su mochila y tomar una foto de su carné de conductor, dijo que lo dejó seguir viaje a Bahía Blanca y observó que subía a una camioneta Renault Duster Oroch. Sin embargo, para la fiscalía aquella declaración no es relevante ya que no hay elementos de contrate con ese testimonio.

Para Herrero, quien trabaja con la Policía de Río Negro, “aunque el trabajo del perro es un recurso más, el hallazgo es contundente, como si se hubiese encontrado el celular de Facundo”. Otro de sus perros, Duke, encontró el collar de Santiago Maldonado y también participó en los casos de las desapariciones de Araceli Fulles y Micaela Ortega. Del operativo del viernes en la comisaría de Origone participaron también los canes de la Policía Federal K9 y de los bomberos voluntarios de Punta Alta.  

Tal como muestran las imágenes, los elementos secuestrados con la bolsa completa fue enviada a la dependencia de la Policía Federal de la Ciudad de Buenos Aire donde se completarán los estudios de ADN y demás formas de determinar tanto la pertenencia a Astudillo Castro como otros datos que permitan dar con quiénes depositaron esos elementos en el cuarto de basura de la comisaría de Origone. “Además de ese regalo de la abuela a Facundo, habrá que estudiar otros elementos que había en la bolsa, como posibles manchas de sangre o fluidos humanos”, agregó Herrero.

La fiscalía federal de Santiago Ulpiano Martínez informó de un allanamiento previo realizado al destacamento de Teniente Origone, de donde se secuestró un teléfono celular utilizado por los policías y el libro de guardias y novedades con el objetivo de analizar si fue manipulado. Desde el ministerio de Seguridad indicaron, además, que no todos los vehículos policiales eran monitoreados por su sistema de localización, sino que “existían patrulleros identificables municipales con dispositivos AVL, que eran monitoreados desde otro usuario al que no poseían acceso y que esos móviles no figuraban en el listado de la Flota Automotriz Ministerial”. 

Los abogados de la familia Castro piden la detención de 16 personas, entre ellas el intendente de Villarino, por haber entregado a la justicia un informe “trucho” sobre la circulación de los vehículos de el día 30 de abril , tanto policiales como particulares. A criterio de la querella particular, es la punta del ovillo de las versiones que pretendían ubicar a Facundo lejos del departamento de Villarino. “Ellos entregan un informe el 13 de julio en el que no estaba el paso de la mujer que dice haberlo llevado a Bahía y sí estaba el auto con los tres testigos que dicen haberlo visto subiendo a un patrullero cerca de las 15.30, pero a pedido de la policía aportan un segundo informe el día 14 en el cual, casualmente, sí aparece esa testigo inducida y no el auto de los tres vecinos, y es a partir de ese dato con el que buscaron, a través de algunos medios, invalidar la pista contudente que lleva a la Policía Bonaerense”, dijo el abogado Leandro Aparicio.



/" target="_blank">