La información fue confirmada por el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni. Son tres en total los detenidos por el crimen

Tras la muerte de Lucas Cancino, un joven de 17 que fue asesinado de una puñalada en el pecho cuando salía de la casa de sus abuelos, en Ezpeleta, Quilmes, para ir a la escuela en su bicicleta, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, habló al respecto y confirmó que hay tres detenidos y apuntó contra la Justicia.

“Identificados por testigos, por filmaciones, todo indica que son los autores materiales del crimen”, aseguró el funcionario provincial durante una conferencia de prensa en la puerta de la comisaría 1ra. de Quilmes.

Allí añadió: “Nada nuevo, todas personas con antecedentes qua estuvieron presos. Uno el 26 de mayo por robo de una bicicleta; y otro de ellos entró detenido el 24 de julio por robo calificado por el uso de armas. ¿Saben cuándo salió en libertad? En menos de cuatro días“.

Berni responsabilizó a la Justicia por permitir que personas con antecedentes circulan con normalidad por la calle ya que lo ocurrido podría haberse evitado:  “El que sale a la calle con un arma es porque está dispuesto a matar. No puede quedar cuatro días en la cárcel y que salga como si nada. Y todo queda ahí, como si nunca hubiera pasado. Lo que pasó hoy es la crónica de una muerte anunciada“, se quejó Berni.

Luego dio detalles del crimen: “Por lo que he hablado con un testigo ni siquiera hubo resistencia. Hubo intención de matar por matar. Inmediatamente después planteó una breve reflexión:  “Esto es lo que tenemos que discutir en la Argentina, es decir, qué hacemos con estas personas. No podemos seguir tolerando esto, e interpelo a todos aquellos que se niegan a discutir esto”.

El crimen

El episodio ocurrió esta mañana cerca de las 7.50 cuando el estudiante, identificado como Lucas Iván Cancino, salía de la vivienda ubicada en la calle Combate Naval, entre Lugones y Ascasubi, donde vivía con sus abuelos y su madre.

El joven se dirigía al Colegio Papa Eugenio Pacelli cuando fue interceptado y atacado por un joven que lo apuñaló en el tórax con un arma blanca.

Tras el ataque la víctima intentó regresar caminando hasta su casa, ubicada a pocas cuadras, pero se desplomó en la entrada a causa de la gravedad de la lesión. Minutos después del hecho llegó una ambulancia del SAME al lugar pero Lucas ya estaba muerto.

La investigación está a cargo de la fiscal Karina Gallo, de la UFI 4 de Quilmes, quien está en el lugar del hecho que quedó caratulado como “homicidio en ocasión de robo”. Tras horas de busqueda, la policía logró dar con el paradero de los delincuente gracias a diversas cámaras del barrio y las declaraciones de testigos presentes en la escena.

“A dos los encontramos en un barrio muy cercano, y otro había huido a una zona cercana al río. Pero ya están todos a disposición”, indicó Berni.

Quilmes vive una de las peores olas de delincuencia al ser uno de los municipios más peligrosos del Conurbano Bonaerense, tan solo por detrás de La Matanza y Moreno. En respuesta, dos marchas de vecinos tendrán lugar a las 18 con un pedido de Justicia tanto por Lucas como por la inseguridad que se vive en esa zona del Conurbano bonaerense.


-->