El diputado del Frente de Todos, Néstor Márquez hizo una iniciativa que habla de prohibir en todo el territorio de la Provincia de Mendoza, la utilización de centros de mesa que utilicen líquidos inflamables de cualquier tipo, para producir llama, en restaurantes, bares, pubs y afines.


De acuerdo a la propuesta del legislador, los líquidos inflamables a que se refiere el artículo primero, incluye al etanol y bioetanol, utilizado en recipientes tipo hornillo o de cualquier otro tipo, que se colocan en mesas con asistentes alrededor de la misma.  

Néstor Márquez


Según la crónica del fin de semana, habla de un hecho lamentable, ya que la manipulación de un líquido inflamable sobre un hornillo con fuego como centro de mesa, produjo una explosión y expansión del líquido transformado en llamas hacia los integrantes de la mesa.



Una chica de 18 años, identificada como Lucía Costa, falleció el pasado sábado, y al menos otros ocho jóvenes sufrieron quemaduras de distinta gravedad en una cervecería de San Miguel, cuando explotó un bidón de alcohol que era utilizado para recargar un hornito puesto en el centro de la mesa, que hacía de calefacción.

El Decreto 351/79 (reglamentario de la Ley 19587 de Higiene y Seguridad Laboral) define en su Anexo VIII – Definiciones, los líquidos inflamables:

• Inflamables de 1º Categoría: Líquidos que pueden emitir vapores que mezclados en proporciones adecuadas con el aire, originan mezclas combustibles; su punto de inflamación momentáneo será igual o inferior a 40ºC, por ejemplo: Alcohol, éter, nafta, benzol, acetona y otros.

• Inflamables de 2º Categoría: Líquidos que pueden emitir vapores que mezclados en proporciones adecuadas con el aire, originan mezclas combustibles; su punto de inflamación momentáneo estará comprendido entre 41 y 120º C, por ejemplo: Kerosene, aguarrás, ácido acético y otros.



Tanto la manipulación, depósito y uso final de estas sustancias, deben ser realizadas por personas capacitadas y especializadas en cada una de las maniobras. Además están autorizadas para determinadas actividades y usos.


Demás está decir que si se utilizan estos inflamables para alimentar centros de mesa, también están depositados en el mismo establecimiento, donde entonces el riesgo de incendio aumenta considerablemente.  Actualmente está de moda utilizar centros de mesa decorativos, con fuegos provenientes de hornillos o recipientes alimentados con bioetanol.


El bioetanol es un combustible que se genera mediante la descomposición por vía anaeróbica de desechos orgánicos. Muchos destacan que, a diferencia de los combustibles fósiles, el bioetanol puede ser sostenible ya que se produce a partir de cultivos. En otras palabras, se trata de un producto que no se agota. El bioetanol y el etanol sintético son químicamente indistinguibles, ambos tienen el mismo compuesto, C2H5OH. La única diferencia entre los dos es la composición isotópica de los átomos de carbono. El etanol sintético proviene de materiales fósiles brutos, y el bioetanol de materiales contemporáneos.



“Es conveniente y oportuno entonces, legislar para todo el territorio de la Provincia de Mendoza, el uso restringido de estos combustibles como centros de mesa en restaurantes, bares, pubs y afines”, finalizó Márquez.



/" target="_blank">