Los ensayos realizados a más de mil personas dieron buenos resultados y pocos efectos secundarios, que se redujeron con el uso de paracetamol.

La vacuna contra el coronavirus desarrollada por la Universidad de Oxford parece segura para el sistema inmunitario y puede producir anticuerpos, de acuerdo a los resultados de los primeros ensayos publicados en la revista médica The Lancet, según consignaron hoy los principales medios británicos.

Los ensayos realizados en fase 1 y 2 en alrededor de 1.077 voluntarios mostraron que la vacuna los llevó a producir anticuerpos y glóbulos blancos que pueden combatir el coronavirus y causa pocos efectos secundarios que tomando solo paracetomol se redujeron.

“Todavía queda mucho trabajo por hacer antes de que podamos confirmar si la vacuna ayudará a manejar la pandemia, pero estos primeros resultados son prometedores ya que se puede producir a gran escala”, aseguró Sarah Gilbert, investigadora de la Universidad de Oxford.

“Además de continuar probando nuestra vacuna en ensayos de fase 3, necesitamos aprender más sobre el virus; por ejemplo, todavía no sabemos qué tan fuerte es la respuesta inmune que debemos provocar para proteger eficazmente contra la infección por SARS-CoV-2”, agregó.

La primera fase del ensayo comenzó en abril e incluyó al menos 1.000 voluntarios adultos, mientras que ahora se está probando en 10.000 voluntarios, incluidos personas mayores de más de 70 y niños de de 5 a 12 años.

Mientras tanto, el Reino Unido anunció hoy que ya ordenó 100 millones de dosis de la vacuna.