“Es una invitación al contagio” de coronavirus, remarcó el presidente Alberto Fernández. En la misma sintonía se expresaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y dirigentes de Juntos por el Cambio como Horacio Rodríguez Larreta, Diego Santilli y Gustavo Posse

Por Por Damián Juárez Especial Crónica

El feriado por el general San Martín, a celebrarse este lunes, es el día elegido para una manifestación opositora que, si bien no fue convocada formalmente por Juntos por el Cambio, tiene entre a sus adherentes a varios miembros de esa coalición de partidos, sobre todo a los sectores más duros. El presidente Alberto Fernández cuestionó la convocatoria, llamada 17A por el 17 de agosto, al decir que “no cabe ninguna duda de que es una invitación al contagio.



“Ahí los tienen a los anticuarentena que aparecen muertos y otros enfermos por esas marchas”, se quejó Fernández, a la vez que explicó que la responsabilidad por la seguridad en la manifestación “es de la ciudad de Buenos Aires y de las distintas provincias”.



El jefe de Estado agregó que quienes integran estas marchas son “una minoría intensa, una suerte de terraplanistas”, aunque dijo que no quería “cavar en la grieta” apuntando a los que “lucran con esta polarización”.



En la misma sintonía, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien dijo que la marcha, que incluye un banderazo y se replicará en distintos puntos del país, “implica un riesgo epidemiológico y busca hacerle daño al gobierno”.



Consultado sobre el ex presidente Mauricio Macri, Cafiero consideró: “Está alejadísimo. No tiene idea de lo que está pasando en la Argentina. Está alejado mentalmente, emocionalmente y hasta físicamente”. Y concluyó: “¿Cuál fue el compromiso de Macri con la pandemia? ¿Firmar documentos y solicitadas?”.

Los que van a la marcha del 17A y los que no


El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ya anunció que él no estará en la marcha. Por su parte, Patricia Bullrich -actual presidenta del PRO- sí dijo que dará el presente, pero aclaró que lo hará desde un auto para evitar contactos por la pandemia.



Bullrich es una de las convocantes a la manifestación junto con el actor y ex legislador radical Luis Brandoni y el actual diputado Fernando Iglesias.


La marcha tiene como lema “Defender las instituciones y la República” y se realiza mientras el oficialismo avanza en el Senado con el tratamiento de la reforma judicial, ampliamente cuestionada desde la oposición.

“El partido no convoca, son marchas ciudadanas, y yo no voy a romper ninguna de las medidas que se han dictado por la cuarentena, pero que no se preocupen, que tengo muy en claro las cosas que hay que cuidar en este momento en la Argentina”, aseguró la ex ministra de Seguridad Bullrich.

Desde otro sector del PRO, Diego Santilli -vicejefe de gobierno porteño- consideró que la marcha “no es conveniente” y pidió apelar “a la prudencia, a la responsabilidad, al distanciamiento, a no aglomerarse”.

Quien también aseguró que no estará presente en la marcha es el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, quien dijo que no ve motivos para participar de la movida, al explicar que muchas actividades económicas están en marcha pese a la pandemia.

Por lo tanto, habrá que ver cuál es la convocatoria real de la manifestación, que en la previa parece que contará con los sectores más intransigentes del PRO, aquellos identificados con Macri y Bullrich.

Habrá que ver finalmente si los otros socios de Juntos por el Cambio, es decir el radicalismo y la Coalición Cívica, dicen presente de manera física o virtual en la concentración opositora.

La marcha será la cuarta de este estilo en lo que va del año -ya se realizaron el 30 de mayo, el 20 de junio y el 9 de julio-, y se producirá en momentos en que el liderazgo de Macri aparece cuestionado y en la coalición opositora se dibujan distintos sectores con miradas diferentes respecto de cómo enfrentar al gobierno nacional y de qué posicionamientos adoptar con miras a las elecciones legislativas del año próximo.