Una donación del gobierno de Estados Unidos otorgó a la Argentina 3,5 millones de dosis

El ministerio de Salud de la Nación anunció hoy que incluirá a la vacuna de Moderna en los estudios para determinar si es efectiva la combinación de vacunas contra el Covid-19 para completar el esquema de las dos dosis.

Según precisó la cartera que conduce Carla Vizzotti, la vacuna estadounidense se sumará en el estudio colaborativo y federal que coordinado junto a las jurisdicciones participantes e investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

El objetivo del estudio es contar con evidencia nacional para la toma de decisiones a partir del análisis de inmunogenicidad y seguridad de la utilización de diferentes dosis en un mismo esquema de las vacunas disponibles al momento en el país (AstraZeneca, Moderna, Sinopharm y Sputnik-V). Además, compara los resultados entre los esquemas de vacunación heterólogos y homólogos.Ads by

“Hemos definido incorporar la vacuna Moderna en los estudios que buscan determinar la seguridad e inmunidad en la combinación de vacunas”, indicó la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, y agregó: “Avanzar en la producción de evidencia científica en este sentido es muy importante de cara a contar con un abanico mayor de posibilidades para alcanzar esquemas completos en el menor tiempo posible”.

Las vacunas del laboratorio Moderna llegaron al país días atrás, luego de una donación del gobierno de Estados Unidos, que otorgó a la Argentina 3,5 millones de dosis.

El estudio es abierto, colaborativo y federal y participan investigadores de la Unidad Coronavirus del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación; del CONICET; y de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, La Rioja, Mendoza y San Luis.

Hasta ahora, la iniciativa incluye a voluntarios mayores de 18 años que están vacunados con una dosis de vacuna Sputnik V, AstraZeneca o Sinopharm hasta 60 días previos a su enrolamiento, con y sin factores de riesgo identificados que permanezcan en la jurisdicción donde se inició su estudio hasta el final del mismo.

Asimismo, las personas con inmunocompromiso por enfermedad de base o por tratamiento inmunosupresor; las personas gestantes y en período de lactancia y aquellas que están registradas en el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SIISA) por haber padecido COVID-19 (sintomático o asintomático); como así también quienes hayan presentado una reacción alérgica grave (anafilaxia) a cualquier vacuna están excluidas del estudio.

Según precisaron desde el ministerio de Salud, los modelos basados en esquemas heterólogos de inmunización con vacunas de plataformas diversas requieren ser evaluados mediante ensayos clínicos que permitan demostrar si los mismos tienen una respuesta similar que los esquemas homólogos ya establecidos. Esto se logra -detallaron desde el Gobierno- a través de la evaluación comparativa de su inmunogenicidad y reactogenicidad (eventos adversos), con estudios que consideren posibilidades de implementación, sean adaptativos y respondan a situaciones de la vida real.

“A partir de este estudio se espera poder generar evidencia científica sólida que apoye la toma de decisiones en políticas de salud, con amplia participación federal y objetivos comunes”, remarcó el ministerio de Salud nacional.


-->