Las autoridades analizan el cierre de las fronteras debido al aumento de casos de coronavirus en países vecinos, como Brasil o Chile.

Desde el Gobierno Nacional analizan volver a cerrar las fronteras debido al aumento de casos de coronavirus tanto en los países vecinos, como Brasil y Chile, y el rebrote de casos que se ha registrado en Gran Bretaña.

“Tomamos las medidas que hay que tomar para cuidar la salud de los argentinos y argentinas”, aseguró el ministro del Interior, Eduardo De Pedro, que viajó junto al presidente Alberto Fernández y parte del gabinete nacional a Río Grande, Tierra del Fuego.

Luego el funcionario añadió: “Esta es una pandemia que genera mucha incertidumbre en el mundo. Ante un hecho nuevo, ante una investigación nueva o, en este caso, el descubrimiento de una cepa nueva, como siempre lo hizo, la Argentina toma inmediatamente las medidas que tiene que tomar para cuidar la salud de los argentinos y argentinas. Por eso, en el día de ayer hemos resuelto el cierre de los vuelos desde y hacia Gran Bretaña”.

El objetivo sería cerrar las fronteras durante tres semanas, en un esquema similar al que aplicó Uruguay. Sin embargo en plena temporada estival esta medida sería un duro golpe para el turismo y el país, que necesita más que nunca el ingreso de divisas extranjeras, especialmente dólares. La medida impediría el arribo a la Argentina de extranjeros hasta el 10 de enero.

Si efectivamente sucede, también significaría un duro golpe para Mendoza, ya que el gobernador Rodolfo Suarez venía pidiendo a la Nación la apertura terrestre del Paso Cristo Redentor. También había solicitado la apertura de vuelos para que turistas chilenos y brasileros puedan venir a la provincia.

Esta tarde, desde las 17.00, se lleva a cabo una reunión interministerial, que coordinará el ministro de Salud, Ginés González García, para analizar las medidas para evitar el avance de la pandemia.  


-->