Cristina Kirchner eligió nuevamente las redes sociales para realizar un fuerte mensaje político. Esta vez, la Vicepresidenta apuntó a Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, el principal operador judicial del macrismo que pidió asilo político en Uruguay

“No sólo sentí estupor e indignación, sino la íntima convicción de que finalmente, más tarde o más temprano, las máscaras caen y aparece el verdadero rostro del macrismo: mentira, cinismo y la verdadera impunidad en Argentina, la de ellos”, sentenció la ex presidenta.

Cristina Kirchner se encargó de aclarar las diferencias procesales entre el ex funcionario de Cambiemos y los dirigentes kirchneristas comprometidos con la Justicia, incluida ella misma y hasta sus hijos: “Nunca -y cuando digo nunca, es nunca- ninguno de los dirigentes perseguidos, procesados o encarcelados injustamente hizo el más mínimo gesto de sustraerse a la acción, en muchos casos hasta ilegal, de ese Poder Judicial. Sin embargo, es un lugar muy común en los medios hegemónicos de comunicación y de la oposición macrista, repetir una y otra vez la misma cantinela: que el kirchnerismo ‘busca impunidad’”.


Y agregó: “Fabián Rodríguez Simón, alias “Pepín”, diputado del Parlasur de Cambiemos, ex Director de YPF durante el macrismo, abogado de Mauricio Macri, apretador serial de jueces y empresarios, sólo había sido citado a prestar declaración indagatoria por una jueza y un fiscal, de los que podrá decirse cualquier cosa menos que sean kirchneristas, ‘pide asilo político en Uruguay por persecución’. Y dicen que somos nosotros los que ‘buscamos la impunidad’!”.

Luego, para reforzar esta idea, realizó un breve racconto de algunos conflictos judiciales que tuvo que atravesar el kirchnerismo: “Fui citada a prestar declaración indagatoria a Comodoro Py, ya ni sé cuantas veces. Sí recuerdo con precisión que en el año 2019, justo el día de cumpleaños de Néstor, el 25 de febrero, fui citada a prestar ocho declaraciones indagatorias en un mismo día. Una vez más, la violación de las más elementales normas y principios del Estado de Derecho estuvo a cargo de Bonadío”.

“Florencia, mi hija, que jamás fue funcionaria y que sólo tenía 12 años cuando su padre asumió como Presidente, también fue citada a prestar declaración indagatoria e inclusive, durante el año 2018, se vio obligada a presentar una eximición de prisión ante los crecientes rumores de una posible orden de detención por parte del juez sicario, Bonadío. Máximo, mi otro hijo, fue allanado en su oficina de Río Gallegos el día del cumpleaños de su hijo y citado a prestar declaración indagatoria en tres oportunidades”, prosiguió.


-->