Publicidad

12° Mendoza

Sabado, julio 02, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$130,2500

Dólar Ahorro/Turista

$

Dólar Blue

$

Dólar CCL

$252,22

Euro

$130,7942

Riesgo País

12° Mendoza

Sabado, julio 02, 2022

RADIO

ONLINE

Un picante Carlos Tevez habló de Riquelme, Cardona y la posibilidad de volver a jugar

El ídolo Xeneize habló con sinceridad y no le escapó al bulto a la hora de opinar sobre la actualidad de Boca Juniors

Redacción
10/12/2021 16:26

 

Carlos Tevez reapareció tras el título de Boca Juniors en la Copa Argentina y aseguró no haber extrañado estar adentro de la cancha mientras se disputada el partido en Santiago del Estero. En el papel de hincha, realizó una crítica del equipo, se fijó en la gestión de Juan Román Riquelme, fue duro contra su amigo Edwin Cardona y reveló cuál es la condición para volver a jugar al fútbol de forma profesional (aunque ya dijo que no retornará al Xeneize ni firmará en otro equipo argentino).

“Viendo el partido el miércoles no sentí que quería volver. Casi nunca me arrepiento de las cosas que hago. Si tomo decisiones muy fuertes es porque las siento y  pocas veces me arrepiento. Disfruté no estar ahí”, aseguró en primera instancia, muy seguro de haber puesto punto final a su estadía en el Xeneize.

 

 

Uno de los protagonistas fue Cardona, discutido en el Mundo Boca y con futuro incierto. Sobre él, opinó: “Tengo una amistad muy grande con el Gordo y es difícil ponerme del lado del hincha y de un amigo. Se equivocó en un momento muy delicado porque Boca iba a jugar los octavos de la Libertadores y todos saben que el hincha está esperando ganarla. Se equivocó cuando no se tenía que equivocar y lo que haga ahora, es tarde. Como jugador, todos sabemos que es indiscutible. Pero hay momentos y momentos para equivocarse. Más sabiendo que no tenía contrato con Boca y tenía que hacer todo a la perfección. Ahora es difícil que el club haga una oferta por él”.

Al Apache le preguntaron por el episodio del micro del plantel xeneize después de la derrota con Gimnasia La Plata en la Bombonera: Riquelme hizo que varios futbolistas bajaran para reunirse en el vestuario y felicitarlos por su juego. “Si yo estaba, no bajaba del micro. Le decía que viniera él y nos felicite arriba, era lo más correcto. ¿Por qué nosotros teníamos que bajar? Yo hubiera hecho eso. Los jugadores bajaron y listo. Después no sé qué pasó adentro del vestuario. Encima con la calentura de perder un partido... El que fue jugador sabe que no le gusta perder ni a la bolita”.

 

 

Esa no fue la única mención para Román, de quien valoró su gestión: “Boca sigue ganando campeonatos, que es lo más importante, pero se está hablando mucho de cómo llegar a eso. Es la fuerte crítica de los hinchas o la gente. No estoy de acuerdo con la manera de manejarse, pero esa es mi opinión como hincha del club. El hincha está festejando y todos los campeonatos se festejan, pero a veces también quiere verlo jugar bien a Boca, que lo pase por encima a todos los rivales”. Y añadió: “A la gente le molestan un poco los quilombos aparte del juego. Me preguntan por qué hay todos los días quilombo y yo les digo que no estoy más. No tengo relación con la gente que está en el club”.

En tanto, estimó que “no creo que Román me llame para jugar en Boca, ya estoy afuera” y al mismo tiempo aclaró que no es su deseo. “No cambió mi pensamiento ni la decisión que tomé hace seis meses. El problema para volver es mi cabeza, que ya no está para tener problemas todos los días. Yo era el problema de cualquier cosa que pasaba. Imaginate si Boca jugaba mal conmigo en cancha. ¿Que los problemas siguen? Pero a mí no me nombran más. Ya no estoy más en los quilombos, si no era el primero”, sentenció.

 

 

¿Qué debe pasar para que Tevez vuelva a jugar en algún equipo (del exterior) profesionalmente? “No me iría a jugar a un lugar donde sé que la voy a pasar mal. Sí adonde mi familia esté bien y pueda mezclar el placer de vivir tranquilo con la familia y jugar al fútbol”, aclaró. En la misma sintonía, mencionó que se sigue entrenando, juega al fútbol con amigos (en su nueva posición de volante central) y trata de hacer deportes (como pádel y golf) para transpirar y estar en forma. “A veces quiero volver y a veces no. Es complicado, es complejo porque estoy muy bien así. No me vuelvo loco por querer jugar y encontrar club. Si pienso en tener que levantarme otra vez a las 6.30 de la mañana, no tengo ganas. Si entro en esa de volver a jugar, voy a durar muy poco tranquilo porque uno es ganador y voy a querer ganar”, concluyó.

La continuidad de Gallardo en River: “Me da lo mismo. Le hace bien al fútbol argentino, que tiene que elevar la vara porque está muy bajo. Si uno quiere ganarle a River o pelearle el campeonato, tiene que levantar, esa es la realidad. Boca tiene que entrar en esa vara, porque si no se le hace muy fácil a River el último campeonato. Si Boca no levanta futbolísticamente se le va a hacer difícil”.

 

 

La pica entre Boca y River: “Sería muy malo de mi parte decir que River juega mejor que Boca, pero no nos olvidemos que este River es el mejor de la historia y Boca sigue ganando campeonatos. Cuando me tocó estar en la época dorada de Boca, River no ganaba campeonatos como nosotros. A pesar de que Boca juega mal y le cuesta, que no tiene una idea clara hace mucho tiempo, gana. Eso viene de hace 8 años atrás, desde que agarró Gallardo. Boca viene ganando uno o dos campeonatos por temporada. Rescato eso de Boca”.

“Es una idea que tienen otros y me la van tirando, eso hace mucho ruido. Yo me río porque ni yo sé qué voy a hacer. Terminé el primer año del curso de técnico y el año que viene empiezo el de coaching. Todos saben la amistad que tengo con Mauricio (Macri), Daniel (Angelici) y la ex dirigencia, pero siempre dejé algo una cosa. Si pongo mi nombre, voy a ser el que maneje, no serán ni Macri ni Daniel Angelici”.

 “Si yo no tengo claro cómo llevar a Boca a lo más alto y siento que no estoy preparado, de dirigente no voy a estar. Eso no va a cambiar mi amistad con Daniel y Mauricio. Es una decisión que tengo que tomar con mi familia y tengo tiempo hasta 2023 que ellos tienen mandato y hay que respetarlo y desearle lo mejor. Siempre voy a querer lo mejor para Boca”.

“Si yo decido estar mañana en una lista para ayudar al club, será porque confío plenamente en mí. No me voy a fijar en lo que tengo enfrente. Es porque tendré una idea clara para el club y después la gente decidirá si elige a Román, Tevez o cualquier otro. No creo en eso de sacar energía de quien está enfrente. Después si sale bien o mal, habrá que hacerse cargo. ¿Salió bien? Bien. ¿Salió mal? A hacerse a un costado. Tener la grandeza de decirlo y hacerse a un costado. Porque acá no es Riquelme ni Tevez, acá el hincha hace grande a Boca. Eso lo tengo claro”.

 

 

La continuidad de Sebastián Battaglia: “Los primeros partidos había una idea y sabía a qué jugaba. A medida que fue rotando y buscando un equipo, eso se fue diluyendo. Felicito a Seba porque ha sacado al equipo adelante, creo que hay que confiar en él. Lleva a Boca por el buen camino. ¿Si tiene que continuar? Ganó la Copa Argentina y clasificó a la Libertadores, que era el objetivo. Si no sigue, directamente tenés que hacer una revolución y traer a un técnico que maneje todo el club. Las incorporaciones, a quién quiere y quién no y tenga una idea totalmente clara. Hay que ver qué quieren en el club. Lamentablemente Román ya no entra más a la cancha, entran los jugadores y ellos son los que ganan los partidos”.

¿Puede Boca jugar con juveniles? “Se puede. A la gente hay que pedirle paciencia e irle de frente con la verdad. Se da un punto de partida con confianza en que tenés pibes para hacer diferencia en dos o tres años. Si estás en una renovación, no podés traer jugadores y confiás que ese es el camino correcto para Boca. Si lo decís y se lo hacés entender a la gente, después podés llegar a octavos, cuartos o la final de la Libertadores pero ya planteaste el problema que tenés. Te podés equivocar, pero de esa línea no te vas a correr”.

Los juveniles de antes y ahora: “Los chicos no son los mismos, ahora ya son grandes. A (Alan) Varela no se le puede decir chico porque ya es papá. No es fácil cuando debutan grandes, tenés que ir llevándolos porque parece que se comen el mundo cuando debutan en Boca. Yo a los 17 años vivía con mi papá y mi mamá, hoy es totalmente diferente. (Exequiel) Zeballos sí es pibe, viene de afuera. Pero Varela es un hombre, conviví poco tiempo en el vestuario con él y sabía de su personalidad. Lo que tratan de hacer es ubicarlo en lugar y tiempo para que aprenda. Tratan de llevarlo despacio”.

La presión de jugar en Boca: “Linda o mala, es muy grande. Tenés que estar preparado para eso. Llega un momento donde vos sos el que hace las cosas bien, pero si salen mal, sos el problema. Llegué a estar así, la pandemia y la muerte de mi papá hicieron que me replantee un montón de cosas. Le puse un alto a la locura del fútbol y le di prioridad a mi familia”.

Cuándo volvió a ganarse a la gente de Boca: “Desde que empezó el campeonato con Russo, la gente empezó a creer en mí. Todos los partidos fue un poquito más. Antes no era un murmullo largo, pero sí de molestia. En la calle nunca, pero en la cancha me llegaba eso. Ahora me piden que vuelva”.

¿Un partido despedida en la Bombonera? “No lo pienso. Estoy disfrutando de los momentos perdidos con mi familia y mis amigos. La gente me demuestra todo el cariño en la calle y me pide que vuelva, pero yo no estoy para el Mundo Boca, que te consume mucho”.

 

 

Nombre por nombre

Sebastián Villa: “Tenés que tener mucho huevo para sacarlo adelante. Yo me fui a China y tardé un año o más en volver a tener el cariño de la gente. Era siempre palo y palo hasta que lo saqué adelante. Fue en el semestre que le ganamos el campeonato a River. Mi ida a China fue un dolor para el hincha de Boca. Cuando volví no podía levantar las patas porque no tenía la confianza y los hinchas y mis compañeros me miraban de costado. Me la banqué, seguí trabajando y lo di vuelta”.

Wanchope Ábila: “Quiero que sea feliz. Es muy difícil que lo quieran en Boca (NdeR: debe volver de su préstamo en la MLS y tiene contrato hasta junio de 2022). Él es grande, tiene a toda su familia en Córdoba y debe hacer plata. Una vez que esto se termina, se apagan las cámaras, el contrato y todo. De él depende una familia muy grande, tiene 30 años y le queda poco. Viene de jugar en el ascenso y en clubes donde su contrato era solamente para vivir”.

Diego Maradona: “En la semana grabé con Dalma el documental y es algo duro. Uno piensa que es un sueño, que es todo mentira y en cualquier momento va a aparecer. Tengo esa sensación. No lo creo”.

Lionel Messi: “La única forma de parar va a ser el día que se canse, como me pasó a mí. Cuando no te sirve ningún campeonato más. ¿Para qué más? Va a querer disfrutar de otra cosa. Es hasta que diga basta. Pero es admirable, se sigue cuidando, jugando y siendo profesional dentro y fuera de la cancha. Tiene 7 Balones de Oro, ¿qué más le hace falta para demostrar que es el mejor? Ojalá gane el Mundial por él, su familia y todos los argentinos, pero no necesita ganar más nada para demostrar que es el mejor del mundo”.

Fernando Gago: “Lo veo bien. Somos muy resultadistas. Está proponiendo algo que todavía no le llegue a los jugadores pero a la larga, teniéndolo claro, los resultados se verán. Se necesita tiempo y los técniso en Argentina no lo tienen. Es difícil armar un plan a largo plazo así. No es que Racing venía de ganar todo, hace tiempo que juega mal. Fernando trata de imponer una forma y lo veo correcto”.

Facundo Farías: “Me hace acordar muchísimo a mí cuando recién arrancaba por el hambre de gloria que tiene. Lo tengo visto. Tiene esa cosa en los ojos de ‘te como, voy para adelante, vení y pegame que me levanto y sigo corriendo’. Eso es lo más parecido que tiene. Va a ser grande”.

Martín Palermo: “¿Si me llama para jugar en Aldosivi? Voy, pero a comer asado, jugar un fulbito o al golf. No voy a jugar en otro club que no sea Boca en Argentina. Me han llamado y me siguen llamando. Doy las gracias, pero no”.