El ministro de Seguridad cuestionó que uno de los delincuentes estaba libre pese a tener antecedentes. Descartó una reforma penal.

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, se refirió al crimen de Lucas Cancino, el joven asesinado en un robo en Quilmes, y consideró que “se necesita un poco de colaboración y esfuerzo de la Justicia” a raíz de que uno de los acusados tenía antecedentes y fue liberado.

Asimismo, dijo que se pondrá en contacto con la familia, respaldó el reclamo de justicia que hicieron familiares, amigos y vecinos de Lucas Cancino, pero descartó una reforma del sistema penal.


-->