“Es un proyecto tan ambicioso como necesario”, aseguró el Presidente a Página 12. También se creará un Consejo para pensar el funcionamiento de la Corte Surprema y los juicios por Jurados, entre otras cosas

Esta semana, el Presidente presentará, finalmente, la Reforma Judicial. Ante la primera pregunta sobre este proyecto se distiende y se acomoda en la silla. Se nota que es su tema. “No traje las filminas”, bromea ante un comentario en ese sentido.

La entrevista en Página 12

–¿Se viene, finalmente, la reforma judicial? ¿En qué consiste?

–Espero mandarla esta semana. En la Ciudad de Buenos Aires, como consecuencia del cambio de Capital Federal a la Ciudad Autónoma, lo que se llaman competencias ordinarias deben pasar a la Ciudad de Buenos Aires y yo me propuse hacer un reordenamiento de todo el sistema de la Justicia Federal. Un reordenamiento que va mucho más allá de Comodoro Py. (…)

–¿Se unifican los fueros federales?

–Eso es una partecita de la ley. Pero es una ley muy ambiciosa que implica reconstruir el fuero federal y además avanzar en el traspaso de la justicia ordinaria a la justicia de la Ciudad que es algo que está pendiente. Fuera de esto, hay una serie de problemas que que debemos abordar. Ejemplo: ¿la Corte Suprema está funcionando cómo debe? ¿Para funcionar mejor hay que ampliar o no hay que ampliar la cantidad de jueces? ¿Hay que dividirlos en salas? ¿Cuándo tiene que intervenir la Corte Suprema? (…)

–¿Quiénes lo van a integrar?

–No sean ansiosas. Intento hacerlo con mucha pluralidad y con mucha seriedad académica.

–¿Se arma el Consejo porque cada vez que se quiere hacer alguna reforma de este tipo hay mucha resistencia desde la propia justicia y de sectores políticos que la representan?

–El Poder Judicial tiene cierta forma conservadora que resiste a los cambios. En estos días lamentablemente hemos perdido a Julio Maier, pero yo era ayudante de cátedra de Julio cuando ya en épocas de Alfonsín trató de imponer el sistema acusatorio y le fue pésimo. (…)

–¿Entonces se va a avanzar en la implementación del sistema acusatorio que ya rige en algunas provincias?

–Creo que debemos hacerlo. Hay mucho para corregir. El juicio por jurados, que la Constitución dice que debe existir, ¿lo vamos a poner alguna vez en Argentina? (…)

–Pero sí importa, si formara parte del Consejo ¿qué diría? ¿hay que ampliar la Corte?

–Es que siempre hay dos respuestas y siempre todo es posible. (…) Creo que es mucho más difícil influir a doce personas que a una y por ahí el juicio por jurados es una solución.

–Pero la reforma de la justicia federal no va a pasar por el Consejo ¿no?

–No, va aparte.

–¿Qué implicaría exactamente? ¿La unificación de qué fueros?

–Ya me lo preguntaron… hay que esperar cuatro días. (…)

–Sobre los cuestionamientos a la Justicia, se ve ahora en la causa por espionaje cómo se operaba en conjunto con la AFI ¿Cómo analiza esa investigación?

–Creo en el Estado de Derecho. Y en el Estado de Derecho nadie debe ser espiado por lo que es ni por lo que piensa. No quiero opinar de la causa. Lo que sí pido es que si los hechos ocurrieron, la investigación se haga con toda seriedad y respetando las reglas del debido proceso y el estado de Derecho, como no hicieron antes. (…)

–¿Hay que revisar la figura del arrepentido?

–Yo la revisaría, nunca estuve de acuerdo con esa ley. El concepto del arrepentido es en el Derecho Penal el confeso. No hacía falta crear una figura del arrepentimiento. Hay gente que genuinamente se arrepiente y confiesa su delito. (…)”.