El presidente de los Estados Unidos había cuestionado el apartado de una ley que protege la libertad de expresión en su país. Para Twitter Trump fue “reaccionario”.

Tras la decisión ejecutiva que tomó el presidente Donald Trump en contra de Twitter, la red social advirtió que esta decisión amenaza el futuro de la libertad de expresión en línea.

“Esta orden ejecutiva es un acercamiento reaccionario y politizado a una ley histórica. La Sección 230 protege la innovación y la libertad de expresión de Estados Unidos, y está basada en sus valores democráticos. Los intentos de erosionarla de manera unilateral amenazan el futuro de la libertad de expresión en línea y las libertades de internet”, aseveró el comunicado oficial de Twitter.

Por su parte, en un tuit separado el director de comunicaciones estratégicas de Facebook, Liz Bourgeois, también criticó la orden ejecutiva de Trump e instó: “Confiamos en la protección de la libertad de expresión en nuestros servicios,  y protegemos nuestra comunidad del contenido dañino, incluido aquello diseñado para impedir que los votantes ejerzan su derecho a votar”.

El jueves Trump firmó una orden ejecutiva sobre las redes sociales, en que dio 60 días al Departamento de Comercio para que solicite a la Comisión Federal de Comunicaciones que elabore unas nuevas regulaciones para aclarar la Sección 230 de la Ley de Decencia de Comunicaciones.

En particular, el polémico mandatario busca modificar la parte C de la Sección 230, según la cual las redes sociales no deben ser tratadas como editores ni asumir la responsabilidad legal por el contenido publicado por sus usuarios. A la vez, la misma ley permite a las redes sociales restringir el acceso a cualquier contenido que consideren “obsceno, incidente, lujurioso, sucio, excesivamente violento, acosador o inaceptable por otra razón”.

Para el presidente estadounidense, las redes sociales recurren a una “censura selectiva” y actúan como editores etiquetando los contenidos que califican de inapropiados, y al mismo tiempo no asumen la misma responsabilidad que los editores.

El mandatario norteamericano subrayó que, debido a esa legislación, las redes sociales como “Twitter, Facebook, Instagram, y YouTube ejercen un poder enorme, por no decir sin precedentes, para dar forma a la interpretación de eventos públicos, censurar, eliminar o hacer desaparecer la información y controlar lo que la gente ve o no ve”.

La decisión de Trump responde a que Twitter lo notificó por dos tuits en los que critica el voto por correo, diciendo que si se organiza de esa manera provocará “una elección fraudulenta”. Después de que Trump firmara el documento, Twitter volvió a marcar uno de sus tuits.