“Cuando sepamos qué le pasó, hasta que no se dé esa noticia, no empezaremos el duelo”, aseguró su hijo Rubén.

Este viernes 18 de septiembre se cumplen 14 años de la desaparición de Jorge Julio López, el testigo clave en el juicio contra el genocida condenado Miguel Osvaldo Etchecolatz. La familia reclama justicia desde la última vez que vieron al albañil de 77 años, la mañana siguiente a que el hombre declarara ante el tribunal de La Plata.

Rubén López, el hijo del albañil, cuenta que, durante aquella jornada de testificación, oyó a su padre revivir el secuestro de 1976 y su paso por cinco centros clandestinos de detención, donde sufrió torturas y vio ejecuciones.

Por aquel entonces, identificó a Etchecolaz como uno de sus torturadores. Hoy en día, no hay imputados por la desaparición. Rubén López destacó que la carátula de la causa “sigue siendo ‘presunta desaparición de persona´” y confirmó que en las últimas horas reclamó por escrito “que se recaratule como ´desaparición forzada´”.

Rubén López en una de las tantas marchas que se dieron en estos últimos 14 años

“Se dice que el primer año de duelo es el más difícil, pero en nuestro caso llevamos 14 años velando a mi viejo. Supongo que cuando sepamos qué le pasó, hasta que no se dé esa noticia, no empezaremos el duelo”, expresó.

Al mismo tiempo que Rubén lucha por obtener información sobre el paradero de su padre, trabaja como presidente de la Fundación Construyendo Conciencia, la cual, con apoyo de los jóvenes del Programa Envión, busca promover los derechos humanos, la salud y la educación.

Rubén, el hiijo de Julio López, es presidente de una fundación que busca concientizar sobre los derechos humanos en las escuelas.

Entre las actividades que realizan, visitan escuelas y dan charlas. “Con los chicos del Envión estamos haciendo maquetas de los centros clandestinos de detención que funcionaron en la dictadura”, explicó la cabeza de la organización.

Rubén indicó que su objetivo “es crear conciencia” y “transmitir el mensaje de que así como mi viejo no buscó venganza sino justicia, yo lo que quiero es justicia”.