El porteño Diego Schwartzman (13 del ranking mundial) dejó escapar esta tarde un inicio soñado de partido y sucumbió ante la jerarquía del serbio Novak Djokovic (1°), que remontó el resultado para quedarse por quinta vez con el título en el Masters 1000 de Roma.

En casi dos horas de juego sobre el polvo de ladrillo del Foro Itálico, con reducido público en las tribunas, Djokovic se impuso con parciales de 7-5 y 6-3, para reafirmar su gran momento en el circuito profesional.

El “Peque” se había adelantado 3-0 con dos quiebres en el arranque del encuentro, pero Djokovic ajustó su juego y logró llevarse el parcial inicial de la final.

Luego, en el segundo set, también el que quebró primero fue el porteño de 28 años, aunque el serbio volvió a recuperarse para cerrar el encuentro y conseguir el título, el quinto en la capital italiana.

El serbio sólo sufrió una derrota en lo que va del 2020: fue descalificado del US Open por pegarle un pelotazo en el cuello a una jueza de línea.

El torneo que se celebró en el histórico Foro Itálico tiene mucho arraigo para los argentinos, que lograron siete veces quedarse con el título (Guillermo Vilas en 1980, José Luis Clerc en 1981, Alberto Mancini en 1989 y Gabriela Sabatini en 88, 89, 91 y 92) y acceder en otras diez ocasiones a la final.