El crimen de Walter Wallace desató una ola de protestas en Filadelfia. Esto provocó que las autoridades decretaran un toque de queda hasta este jueves.

La ciudad estadounidense de Filadelfia, sacudida por saqueos y protestas violentas tras el asesinato de un hombre negro a manos de la policía, anunció este miércoles un toque de queda. 

Según informaron, el toque de queda regirá desde las 21 (hora local), hasta las 6 de la mañana del jueves. Así lo anunció el gobierno municipal luego de que el presidente Donald Trump culpara al alcalde Jim Kenney (Partido Demócrata) por la violencia.

Desde el lunes, día en que la Policía mató a disparos a Walter Wallace (27), miles de personas se han manfiestado en las calles y han saqueado varios comercios. El fallecido llevaba un cuchillo al momento de ser asesinado. 

En un barrio del norte de Filadelfia hubo comercios y cajeros automáticos destrozados. Además, son más de 170 las personas arrestadas, según informaron las autoridades locales. 

La familia de Wallace dijo que éste sufría de problemas mentales, y que pidieron una ambulancia al llamar al teléfono de emergencias 911 pero quien acudió fue la policía. Preguntan asimismo por qué los agentes no utilizaron una pistola Taser, en vez de armas de fuego.

El asesinato de Wallace y las protestas en Pensilvania, un estado veleta clave en la elección presidencial del 3 de noviembre, reavivaron las tensiones entre republicanos y demócratas.

“Lo que veo es terrible, y francamente, el alcalde o quienquiera que sea que autoriza a las personas a manifestar y a saquear sin detenerlas es igual de terrible”, dijo Trump en Las Vegas, en medio de una gira electoral.

El crimen de George Floyd, un hombre negro, luego de que un policía blanco se arrodillara durante varios minutos en su cuello en mayo en Minnesota desató masivas protestas nacionales contra el racismo y la brutalidad policial.

Una filmación realizada con un teléfono y publicada en las redes sociales muestra a Wallace empujando a su madre, que intenta controlarlo, y luego caminando hacia los policías. “Suelta el cuchillo”, le grita uno de los agentes en el video, antes de abrir fuego.