Por Jorge Márquez

Muy joven Diego Armando Maradona Franco visitó Mendoza jugando con la redonda. Fue con la Selección Juvenil que dirigía César Luis Menotti para enfrentar a la Selección de San Rafael. El ya desaparecido fotógrafo Coqui Barroso retrató a Maradona andando en una bicicleta aurorita por la calles del Corazón de Mendoza con pantalones con pata de elefante y una voluminosa cabellera.

Esa escena se registró antes que la Argentina se coronara como campeón mundial en el torneo ecuménico que se jugó en Japón en el año 1979.

Aquel partido se disputó el día 16 de noviembre de 1978  en cancha de Pedal y el resultado favoreció a los sanrafaelinos que triunfaron por 2 a 1 con goles de Longo y Barbas, en contra.

El miércoles 18 de abril de 1979, la Selección Nacional -con Maradona- estrenó su título en Malvinas Argentinas con una goleada sobre el equipo de Gutiérrez reforzado. Fue 5 a 2 ante una multitud y Diego marcó el transitorio 4 a 0 antes de ser reemplazado por una contractura.

Un 14 de octubre de 1979 jugaron Independiente Rivadavia y Argentinos en el Juan Bautista Gargantini (hoy Bautista Gargantini). El Bicho se presentaba con todas las figuras con un tal Diego Maradona con el 10 en la espalda. Se disputaba la séptima fecha y la Lepra todavía no había ganado en el grupo C. De local empató con Racing de Avellaneda y Altos Hornos Zapla de Jujuy.

Mientras Maradona hacía poco menos de un mes se había coronado campeón en el Juvenil jugado en Tokio, Japón, al ganarle la final a la Unión Soviética. En ese encuentro los dirigentes de Independiente Rivadavia, su presidente era Jorge Luis Dávila, le entregaron un reconocimiento al Diego por el título obtenido. No empezó bien el partido para los Azules porque Maradona mostraba toda su magia y abrió el marcador. 

Corrían 19 minutos del primer tiempo y con un Maradona inspirado que inició su carrera contra el arco de Enrique Reggi y definió por abajo del arquero ante la estirada del Taca Chavero intentando evitarlo.

Después la Lepra, a fuerza de su empuje y garra con jugadores como Hugo Mémoli lo pudo dar vuelta con goles de Jorge Funes y Enrique Figueroa para los dirigidos por Enrique Fernández.

Ese torneo no fue el mejor para Independiente porque no logró clasificar a la siguiente instancia y solamente ganó tres partidos (Atlético Tucumán y All Boys, ambos de local, fueron los restantes) sobre 14 jugados. Argentinos con Maradona y todo se quedó en la puerta de clasificación al terminar tercero. Ese Nacional lo ganaría River.

La tercera vez del Diez en Mendoza fue la más polémica. Ese día 14 de mayo de 1979 en el Malvinas Argentinas, Gimnasia y Esgrima le ganó un amistoso al Argentinos de Maradona y el “10” se fue expulsado por el árbitro mendocino Rafael Jesús Bogdanosky. Como consecuencia, hubo una gran polémica. A pesar de haber sido un juego amistoso, Diego fue castigado con seis fechas y los Bichos quedaron sin chance en el Torneo Metropolitano.

Bogdanowsky informó que el hombre que se desempeñaba en la Asociación Atlética Argentinos Juniors lo había insultado. El club de La Paternal llegó a amenazar con que iba a iniciar acciones legales en contra de la Asociación del Fútbol Argentino pero finalmente el mejor jugador del mundo debió pagar la condena deportiva.

Fotografía del recordado Coqui Barroso, fotógrafo del Diario Mendoza.

Francisco Coccioni, Presidente de la Liga Mendocina de Fútbol por aquellos años, comentó que: “No haberlo expulsado hubiera sido un mal ejemplo para Maradona. Es un niño que deberá aprender”. Con el tiempo, el Diego jugador nos llenaría de orgullo a todos los argentinos.

Por los porotos jugó ante Atlético San Martín por los viejos nacionales y el partido terminó igualado uno a uno. Fue un día  21 de setiembre de 1980 y el partido era válido por la tercera fecha del campeonato Nacional, por la zona B ante el equipo de Diego que había sido subcampeón, detrás de River Plate, en el Torneo Metropolitano, de ese 1980.

Raúl Tamagnone; Emilio Lucero, Héctor Blas Fernández, Carlos Meyer y Juan Carlos Millán; Jesús Alegre, Rodolfo Pezzatti, Hugo Olmos; Carlos Ereros, José Antonio Luñiz y Fernando Moreschini fue la alineación titular del Chacarero que por aquel entonces dirigía Jorge Julio.  En la segunda parte ingresaron a los 27’ Nicolás Monárdez por Ereros y a los 31’ Raúl Zolorza por Alegre.

En 1981 el Diego vino con Boca Juniors donde enfrentó a un reforzado Deportivo Guaymallén. Ese partido aún lo recuerdan los más memoriosos. Fue un 25 de mayo. El Xeneize luego sería campeón del Metro de ese año. Aquella fue la inolvidable tarde en la que el transitorio líder del Metro se enfrentó con un Guaymallén reforzado con jugadores de la talla de Daniel Valencia y Luis Galván, de Talleres de Córdoba y campeones mundiales en 1978.

El talentoso enganche Jorge Hugo ‘Chufi’ Sosa, quien vistió la camiseta de Guaymallén entre 1970 y 1990, a 37 años de aquella tarde a cancha llena en el Estadio, afirma tal aseveración: “Con una sola jugada, Maradona demostró su gran categoría. Paró una pelota con el pecho en el área nuestra y de chilena la tiró al segundo palo, pero nuestro gran arquero Luis Galán alcanzó a desviar con mucho esfuerzo”.

Jorge Chufi Sosa recordó a Diego en Radio Jornada (91.9)

En el año 1995 el Diego llegó cómo entrenador de Racing Club de Avellaneda. En aquella ocasión fue para disputar el “Clásico de Avellaneda” ante Independiente por la Copa Provincia de Mendoza. Aquel lunes 30 de enero se produjo una verdadera revolución con la llegada del astro mundial ya que hacía trece años que no pisaba Mendoza.

En octubre del año pasado Diego Maradona volvió a pisar suelo mendocino como entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata y los dirigentes de Godoy Cruz le entregaron un reconocimiento con una entrega de plaqueta. 

El Tripero goleó a Godoy Cruz en el Malvinas. La antesala de aquel juego fue muy confusa ya que una parte del periodismo mendocino había informado que el ídolo Xeneize había tenido intenciones de contactarse con Víctor Antonio Legrotaglie, joya histórica de Gimnasia y Esgrima de Mendoza, encuentro que nunca se consumó.

Oscar Zabala, destacado periodista, habló del gran Diego Armando Maradona en Radio Jornada (91.9).

En Mendoza Diego no pudo contener la bronca cuando Ernesto Garín, el arquero de Independiente le contuvo un penal. El hecho es que El Gato Garín fue el segundo arquero en la historia en taparle un penal al mejor jugador del mundo. El Chocolate Baley habían sido el primero y Pato Fillol el tercero.

Estos son los destellos de la rica carrera deportiva de Diego Armando Maradona Franco, El Diez, El Pibe de Oro, El Pelusa, el mejor del mundo…el mejor de la historia.