El río Atuel es el que genera este lugar de ensueño. “Atuel”, en mapundungún significa “lamento”, aunque en realidad es un canto de alegría

Por Jorge Sosa / Mendoza te cuenta

A 73 km de la villa cabecera de San Rafael comienza esta maravilla del paisaje mendocino. Son 36 km de bellezas, de embalse a embalse, de El Nihuil a Valle Grande. Arranca en la pared de El Nihuil. “Nihuil” es un nombre que también deriva del mampudungún con varias acepciones. Podría devenir de un cacique llamado Nihuil-Co (agua de zorzal en mapundungun). Nihuil también significa “lugar donde hay paso o vado” en la misma lengua.

La última versión afirma que sería una deformación de “Nahuel”, tigre en mapundungun, asociando el ruido de las aguas con el rugido del tigre. Porque, pared abajo del dique, el río comienza a encañonarse y las aguas, al verse encerradas, producen un sonido parecido a un rugido.

El cañón es una formación natural aún más antigua que la Cordillera de los Andes. Está sembrado de esculturas naturales que tallaron el viento y el agua: El Museo de Cera, El Sillón de Rivadavia, El Lagarto, Los Viejos, Los Monstruos, la Ciudad Encantada, El Mendigo, los Jardines Colgantes, Los Monjes, La Torta de Hojaldre, El Cinturón de San Martín, La Procesión, El Hongo, El Búho y El Submarino son algunas de estas encantadoras obras artísticas de la naturaleza. También van adornando el trayecto las centrales hidroeléctricas Nihuil I, Nihuil II y Nihuil III, con sus pequeños y encantadores laguitos.

Cerca de Valle Grande, dejando el camino de lado e incursionando en el mismo río, se accede al Cañadón Negro, un pasillo de arena entre paredes de roca monumentales que se resuelve en toboganes naturales, fallas en los enormes muros que parecen cortados con cuchillo. El absoluto silencio es el premio final. Después, Valle Grande con su imponente oferta de agua y su enorme murallón de 115 m de altura.

El Cañón del Atuel y sus embalses es un lugar ideal para la práctica de deportes de aventura: windsurf, enduro, kayak, ciclismo, senderismo, rafting y la competencia cumbre de la zona: el pentatlón. Está en el centro de la provincia, en San Rafael, es un emporio de belleza, de paz, y de silencio.


Copyright © 2020 Diario Jornada Mendoza | Todos los derechos reservados