El Gobierno nacional avanza en las negociaciones con Cuba para producir la vacuna creada por los laboratorios de la isla que se encuentra en fase 3 de los ensayos clínicos con muy buenos resultados

Cuba se encuentra a punto de conseguir uno de los máximo logros en la lucha mundial contra el coronavirus. Los laboratorios de la isla desarrollaron cinco vacunas propias contra el COVID-19. Una excepción en América Latina.

Su objetivo principal es inocular a sus más de 11 millones de habitantes, de forma gratuita, y luego exportar la vacuna al resto de los países de la región que así lo quieran. Entre esos, ya se encuentra Argentina que primero por el presidente Alberto Fernández y, luego, mediante el canciller Felipe Solá, ya dieron inicio a las negociaciones con Cuba para fabricar una de las vacunas.

Mientras atraviesa la fase 3 de ensayos clínicos en la isla, la vacuna Soberana 02 ha sido, hasta el momento, la más eficaz contra el coronavirus. En ese sentido, el Gobierno Nacional confirmó hace pocos días que avanzó en las negociaciones para producirla a nivel nacional.

Así como comenzará a fabricarse la Sputnik V.I.D.A a través del laboratorio Richmond y previo acuerdo con el Instituto Gamaleya, la posibilidad de producir en el país otra vacuna es una gran noticia. Además, esa vacuna creada en Cuba tiene una serie de ventajas sobre las que ya se utilizan en el resto del mundo.

Las ventajas de Soberana

En primer lugar, la vacuna cubana Soberana 02 ya forma parte de la lista de vacunas de la Organización Mundial de Salud (OMS). La primera gran diferencia al resto de las vacunas contra el COVID-19 es su origen. La Soberana 02 incluye porciones inocuas (proteínas) del virus SARS-CoV-2 que produce el coronavirus, en lugar del germen completo. Una vez que se recibe la vacuna, el organismo reconoce que esa proteína no debería estar presente y crea linfocitos T y anticuerpos contra el Covid-19.

Lo importante es que la vacuna cubana es un fármaco conjugado en el cual se combina el antígeno del virus y el toxoide tetánico, por lo que se espera que la inmunidad alcance la mucosa del tracto respiratorio con el propósito de evitar la entrada del virus. Al tener un inicio de la antitetánica, no sólo haría que la persona que recibió la vacuna no tenga sintomatología grave y los riesgos de muerte, sino que su mayor valor es que la Soberana 02 evitaría el contagio del coronavirus.

Otra ventaja es que la Soberana 02 puede ser almacenada en temperaturas de entre 2 y 8 grados centígrados. Además puede ser aplicada en niños, niñas y adolescentes, por lo que se convierte en una vacuna pediátrica. Por último, su aplicación sería en tres dosis, pero se comprobó que con dos aplicaciones se llega al 80% de eficacia. El esquema de dosis se conforma con la segunda inoculación a los 28 días, de la primera y la tercera, a los 56 días.

Producida por el Instituto Finlay a gran escala, el vicepresidente del gupo empresarial BioCubaFarma, Eulogio Pimentel, afirmó: “Los resultados hasta ahora son alentadores: los candidatos vacunales han demostrado ser seguros y capaces de generar anticuerpos específicos contra el virus”.

Hace un mes, Argentina inició su primer contacto con Cuba en busca de vacunas. El presidente Fernández y su par cubano, Miguel Díaz Canel, comenzaron a dialogar sobre el desarrollo de las diversas dosis.

Dos semanas después, la asesora presidencial, Cecilia Nicolini, confirmó: “Nosotros estamos poniendo a disposición la posibilidad de avanzar con ensayos clínicos o la producción de la vacuna en la Argentina”. Y agregó: “El presidente cubano me comentó las dificultades que tiene para trabajar y le ofrecí que trabajemos en conjunto para que toda América Latina pueda acceder a una vacuna”.

Por ese motivo, la semana pasada el canciller Solá se reunión con el embajador de Cuba, Pedro Padra, en el Ministerio de Relaciones Exteriores, para dar un paso más en el acuerdo por la vacuna Soberana 02.


-->