Se trata de una cámara de 90 metros que está totalmente presurizada y tiene las condiciones para montar allí una terapia intensiva. La empresa se la dará el Ejecutivo sin cargo.

IMPSA brindará una cámara nuclear de 90 metros de largo por 24 de ancho, que estará totalmente presurizada, para que allí funcione un hospital o una gran terapia intensiva para hacer frente a la pandemia.

Se trata de una cámara nuclear que será cedida por IMPSA al Gobierno de Mendoza con el objetivo de complementar las terapias intensivas en la provincia.

Al respecto el CEO de la empresa, Juan Carlos Fernández, detalló que esta gran cámara permite evitar el contagio de partículas del exterior y, por ende, cualquier tipo de contaminación. Además, indicó que la provincia podrá disponer de ella sin ningún costo.

Ponerla en condiciones demandaría, cómo máximo, tres días. Una vez que así sea el Ministerio de Salud tomará posesión para instalar una especie de terapia intensiva.

“No habría que hacer grandes modificaciones”, explicó el CEO de la firma IMPSA, quien destacó que las condiciones de sanitización y presurización de ese mega ambiente lo hacen el lugar justo para utilizar en este momento crítico de la pandemia.