El Barcelona vive su peor pesadilla desde que conoce la intención de Leo Messi de marcharse. Más allá de que el club quiere retenerlo, la salida del argentino equilibraría mucho más la economía de la institución.

Barcelona tiene unas pérdidas estimadas que rondan los 300 millones de euros como consecuencia de lo sucedido con la pandemia del coronavirus. En España fue el equipo más perjudicado con el parate del fútbol ya que sus ingresos no solo dependen de la televisión.

La salida de Messi no será tomada de la mejor manera en Barcelona, pero sumadas al traspaso de Arthur y la posibilidad de que abandonden el club Umtiti, Rakitic, Luis Suárez y Vidal, el club estaría logrando ahorrar una importante cifra en salarios, algo más de 220 millones de euros en ahorro.

El caso de Leo Messi es el más resonante. El ahorro por el argentino sería por encima de los 120 millones de euros brutos entre todos los conceptos. Esta cifra no maneja solo el salario del jugador, sino que también hay primas y complementos de los contratos que el jugador había ganado a lo largo de su carrera.

En contraposición, Barcelona perdería la “marca Messi”: el club sabe que el argentino es el máximo exponente de la institución y que su presencia genera un importante caudal de publicidades e interesados en mostrar su imagen.