Es la primera competencia oficial del Valle de Uco, pero los dirigentes ponen piedras en el camino

Por Maxi Salgado

Todo era color de rosas (y no precisamente por las damas). La Liga Sancarlina, después de muchos años de lucha, abrió las puertas para la disputa de su primer torneo oficial de fútbol femenino y las chicas volaban de alegría. Son el primer departamento del Valle de Uco en contar con una competencia femenina oficial.


Pero… siempre hay un pero cuando se trata de una apertura de derechos, de derribar esos muros invisibles pero indestructibles que tiene el machismo.


Cuando todo parecía que iba sobre rieles, primero quisieron cambiarles la forma de disputa. “Íbamos a jugar todos contra todos y después nos querían hacer jugar en zonas para abaratar costos. Esto lo hicieron de un día para otro y sin consultar a la subcomisión del femenino”, nos cuenta Patricia Abrego, la presidenta de la rama a quien se la nota muy dolida con todo lo que les está pasando.


“Fuimos a la reunión de Consejo y conseguimos que se mantuviera la palabra de jugar un torneo largo”, agrega quien arrancó jugando de arquera en el Club La Celia y llegó a la presidencia por pedido de todos quienes la acompañaban en la Comisión.


Son doce los equipos que tomarán parte de este hecho histórico para el departamento del Valle de Uco. Diez de esos conjuntos jugaron el torneo Preparación que se disputó durante el primer semestre del año. Certamen que se jugaba los días sábados y que fue furor en cuánto a la concurrencia de público a los estadios.


Y en cuanto al día de disputa vino la segunda polémica. Una vez que estaba acordado que las chicas serían el preliminar de la Primera masculina los días domingos, los dirigentes aseguraron que eso no podía hacerse por cuestiones “económicas”.

“Nos dijeron que como antes de nosotras iba a jugar la reserva, tener tres partidos en un día hacía que se encarecieran el costo de la seguridad y que los árbitros exigía el pago de un cuarteto arbitral y no de una terna como ha sido siempre. Votaron para que volviéramos a jugar los sábados y allí, como lo hemos hecho siempre, vamos a jugar sin seguridad”, relata resignada y con la voz cansada de tanto trajinar.


Es verdad que el período de un oficial de la policía es de cuatro horas y entonces no podría cubrir los tres partidos, o habría que pagar dos periodos. Pero también que se podría haber decidido no invisibilizar a las pibas y mandar al sábado a la Reserva.


Las chicas siguen luchando. Aún queda una semana para el inicio del certamen y están esperanzadas en que las estructuras patriarcales cedan un poquito.


“Estamos acostumbradas. Cuando se armó la Subcomisión de Mujeres los dirigentes nos pusieron a un presidente hombre sin que nosotras tuviéramos derecho a decir nada”. Obviamente el fútbol sigue teniendo la creencia de que es un deporte “creado” por hombres para hombres y en el que los hombres son los únicos habilitados a opinar.


Los clubes que participan de la Liga son Deportivo Villa Chacón, Sportivo Pareditas Unidas, Deportivo Chilecito, Deportivo Eugenio Bustos, Deportivo El Fortín, Sportivo La Consulta, Deportivo El Fuerte, Deportivo Calise, Sport Club San Carlos, Atlético y Social La Celia, Sportivo Tres Esquinas, Deportivo Banfield.


Mario Ladaga, técnico campeón con el Sport Club San Carlos del primer torneo de la Liga Independiente, nos cuenta que “Es impresionante cómo ha crecido la rama. Los partidos tienen mucha convocatoria y hay jugadoras que se han ido a jugar al fútbol de la Liga Mendocina a clubes como Independiente y Godoy Cruz”.


Una encuesta realizada por un programa radial del departamento arrojó que una amplia mayoría quiere que las chicas salgan a la cancha los domingos. Ojalá prime la cordura y se deje de poner trabas.


-->