Una familia mendocina recibió la triste noticia de la muerte de un familiar y creyó haber sepultado a su abuela, quien supuestamente había fallecido por coronavirus, pero unos días después les informaron que la mujer estaba bien y seguía internada. 

Una de las nietas de María Dora Garro relató lo sucedido en su Facebook.

María Dora Garro fue internada en la Clínica Santa María, adonde la llevaron por tener fuertes dolores en su espalda. Luego de ser atendida regresó a su casa pero, ante el avance del malestar, el pasado 7 de septiembre, volvió a la clínica y le realizaron un diagnóstico de pulmonía. la mujer quedó internada.

 Luego de tres días, en horas de la madrugada, llamaron a la familia para avisarles que Dora había muerto. Fueron a buscar el cuerpo y el certificado decía que la mujer había muerto de Covid-19. 

“Con todo el dolor del alma, ese mismo día a las 15:30 la enterramos, sufriendo el trauma y el dolor de esa situación”, relató la nieta.

Pero el viernes por la siesta llegó la sorpresa, desde la clínica los los volvieron a llamar para informarles que la abuela preguntaba por ellos. Al final Dora estaba viva.

Inmediatamente uno de sus hijos se acercó a la clínica y al constatar el “error” no podían creer por lo que tuvieron que pasar. 

¿A quién enterraron?, es lo que falta saber.