El gobierno trasandino confirmó su primer caso y endureció los controles para quiénes arriben al país.

El Gobierno de Chile anunció hoy que a partir de este jueves todas las personas que ingresen al país deberán hacer una cuarentena obligatoria de diez días, poco después de informar que detectó el primer caso en el país de la nueva cepa británica de coronavirus, que tiene en vilo a Europa por su alto nivel de contagiosidad.

“A partir del 31 de diciembre, todos los chilenos y extranjeros que ingresan a nuestro país deberán hacer una cuarentena de diez días”, informó en conferencia de prensa la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, poco después de que esa misma cartera anunciara el caso de una joven que estuvo recientemente en el Reino Unido, llegó al país desde el aeropuerto del Madrid el pasado 22 de diciembre y está contagiada con la nueva cepa.

“El 22 de diciembre a las 6:35 de la mañana, en un vuelo proveniente de Madrid llegó una pasajera chilena que se le hizo un PCR en el aeropuerto. Estuvo una semana en Londres visitando a familiares. El día 23 de diciembre su examen dio positivo”, detalló Daza.

“El análisis corresponde a la cepa encontrada en el Reino Unido. Se tomaron todas las medidas de alerta y esta persona se encuentra trasladada en el hospital de su comuna”, aclaró la autoridad sanitaria.

Daza explicó también que la joven está siendo “vigilada en forma estricta por personal de salud”, al igual que sus contactos más estrechos, que fueron trasladados al hospital.

La subsecretaria aclaró, asimismo: “Si bien sabemos hasta el momento que no es una cepa más agresiva, sí tenemos información de que se trataría de una variante que tiene mayor contagiosidad”.

Esta noticia se conoció justo cuando las autoridades chilenas monitorean “día a día” la posibilidad de un segundo cierre de fronteras para evitar nuevos brotes de coronavirus, explicó hoy el ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand.

“Es una situación que las autoridades de salud están monitoreando día a día”, indicó el funcionario entrevistado en la Televisión Nacional de Chile (TVN).

Allamand aseguró que hasta el momento sólo existe una restricción de entrada al país a “personas provenientes del Reino Unido” y que en el caso de otras personas que vienen a Chile “la única puerta de entrada autorizada es el aeropuerto Arturo Merino Benítez” de Santiago.

El canciller pidió “mantener al máximo las medidas como las que se tomaron en la Región Metropolitana”, en relación a la cuarentena que rige los fines de semana por el alza de casos, y llamó a las personas a “ser cautelosas, prudentes y mantener con rigor las medidas que se están adoptando”.

El ministro reveló que Chile espera recibir 800.000 dosis de la vacuna desarrollada por la empresa china Sinovac para el primer trimestre de 2021.

Indicó que el Gobierno quiere que la “población objetivo”, que estiman en 15 millones de chilenos, “pueda ser vacunada durante el primer semestre” del próximo año.

Mientras tanto, la pandemia avanza en el país. En las últimas 24 horas se reportaron 1.958 nuevos contagios y 45 muertos, según el último balance presentado por el Ministerio de Salud.

Chile es el sexto país de América Latina con más casos confirmados de coronavirus, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y con el último balance oficial alcanzó los 603.986 casos confirmados y 16.488 fallecidos.


-->