Como nunca desde el comienzo de la pandemia de coronavirus, numerosos países coincidieron en ingresar a nuevas etapas de flexibilización de la cuarentena, incluso en no pocos casos donde la curva de contagios está todavía en ascenso, con el objetivo común de reactivar la economía para evitar un deterioro mayor al que ya muestran las estadísticas.

Mientras tanto, el mundo superó la barrera de los seis millones de contagios, con 6,1 millones según el balance diario de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o 6,7 millones de acuerdo con la base de datos de la universidad estadounidense Johns Hopkins, de actualización permanente.

La buena noticia del día llegó desde España –que aún era el quinto país con más contagios y el sexto con más muertes-, que por primera vez desde el inicio de la pandemia no registró fallecimientos por coronavirus en las últimas 24 horas y por segundo día consecutivo computó menos de 100 contagios nuevos.

Entre los países que flexibilizaron restricciones y reanudaron actividades figuran Brasil, Rusia, India y México, respectivamente segundo, tercero, séptimo y decimoquinto con más casos confirmados de Covid-19 en todo el mundo.

Excepto Rusia, donde parece haberse aplanado la curva de contagios, en los otros tres se aceleró en los últimos días el ritmo de avance del virus y en algunos casos incluso sobrepasó pronósticos oficiales sobre la cantidad de víctimas.

En Brasil, que ya había superado los 500.000 casos y estaba al borde de las 30.000 muertes, reanudaron actividades varias ciudades de San Pablo, Ceará, Amazonas y Pará, cuatro de los estados más castigados por la pandemia.

Entretanto siguió creciendo la tensión política, esta vez con un duro cruce entre el presidente Jair Bolsonaro y su hasta hace poco ministro de Justicia, Sérgio Moro, quien acusó al jefe del Estado de promover una “rebelión armada” contra los gobernadores que decretaron cuarentena.

India, que en los últimos días escaló al séptimo puesto entre los países con más casos de coronavirus y sumaba más de 190.000, restableció hoy la libre circulación de personas dentro del país -con la excepción de Nueva Delhi- una semana antes de que comience la flexibilización de la cuarentena.

México -con más de 90.000 casos y al borde de las 10.000 muertes– también inició hoy su plan gradual de reapertura económica después de que 12,5 millones de empleos se perdieran sólo en abril, según datos oficiales, y mientras 31 de los 32 estados del país permanecían en “riesgo máximo” de propagación del virus.

“Tenemos que ir hacia la nueva normalidad porque esto lo necesitan la economía nacional y el bienestar de nuestro pueblo, necesitamos poco a poco ir normalizando las actividades”, justificó el presidente Andrés López Obrador.

En Rusia -más de 183.000 casos y de 2.500 decesos-, cuyas autoridades aseguran que la aceleración del ritmo de contagios quedó atrás, después de dos meses abrieron hoy los comercios en Moscú, la ciudad que concentra más de la mitad de las defunciones por Covid-19 en el país, y el gobierno informó que el presidente Vladimir Putin anunciará este martes un plan de recuperación para afrontar la esperada caída de 5% del PBI.

En medio de la inactividad generalizada del sector aerocomercial, Ecuador abrió hoy el aeropuerto de Quito con un par de vuelos de cabotaje y las autoridades dijeron que el jueves llegarán los dos primeros internacionales, procedentes de Estados Unidos.

Justamente en Estados Unidos, el país con más casos (más de 1,8 millones) y muertes (casi 105.000) por coronavirus, el foco de la atención se desplazó nuevamente hoy a las reacciones por el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco y, en menor medida, a la expectación por la celebración, este martes, de elecciones primarias en Washington y siete estados.

Aunque no modificó el estado de sus restricciones, Perú volvió a llamar la atención por la evolución de sus estadísticas sanitarias -más de 170.000 contagios y de 4.600 muertes por coronavirus- y económicas, pues el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) informó que los principales sectores productivos del país registraron caídas de entre 30% y 58% en abril, con un pico de 86,3% en la extracción de zinc.

Colombia -con casi 30.000 casos y 1.000 fallecimientos- inició una nueva etapa de flexibilización de sus restricciones con acatamiento dispar entre las grandes ciudades, más decidida en Medellín y Bucaramanga, más cautelosa en Cali y Barranquilla, y sin avances en Bogotá y Cartagena.

TE PUEDE INTERESAR