El programa del Gobierno de Mendoza nació como una iniciativa para mantener y hacer crecer la producción local en medio de una crisis sin precedentes. Más de 3.500 pymes, comercios y familias pudieron concretar sus proyectos y generar empleo. La segunda ronda incluirá a más sectores.

En un año marcado por la crisis mundial generada por la pandemia de COVID-19, Mendoza movió inversiones de pymes, comercios y particulares por $21.769.465.260 gracias a Mendoza Activa, un programa pionero en Argentina. El Gobierno de Rodolfo Suárez presentó el plan a la Legislatura a mediados del año pasado y comenzó a instrumentarse a mediados de 2020, cuando el aislamiento obligaba a pensar en salidas creativas para la economía.

En julio, el programa fue convertido en ley y comenzó a instrumentarse desde el Ministerio de Economía y Energía, la cartera a cargo del ministro Enrique Vaquié. El resultado superó todas las expectativas: en diez convocatorias se volcaron más de $11 mil millones a la construcción; $4 mil millones a la industria; $2 mil millones a hidrocarburos; $2 mil millones a la agricultura y $1,9 mil millones al comercio.

“En Mendoza contamos con una herramienta que sirve como impulso de reactivación, al alcance de todos”, destacó Suárez, quien envió a la Legislatura la segunda etapa del programa que luego se convirtió en ley. “Esto demuestra la importancia de este programa para impulsar la economía y brindar oportunidades laborales, a través del reintegro a la inversión”, destacó.

Para garantizar que fuera un programa federal y accesible, Vaquié recorrió junto con el vicegobernador Mario Abed todos los departamentos. De hecho, el mayor porcentaje de las inversiones se hicieron en Maipú, Luján de Cuyo, Malargüe y San Rafael.

Quiénes accedieron al programa

Desde pymes de todos los rubros, hasta comercios que renovaron mercadería, pasando por energías limpias para una bodega y mejora de sistemas de riego. “Un claro ejemplo es el Hospital Italiano, que accedió a los beneficios y hoy construye su nuevo servicio de guardia, traumatología y urgencias”, contó Vaquié en una visita a las obras.

Una óptica que compró nuevo instrumental; una pyme de Junín que produce piezas de plástico; una bodega de Alto Verde que adquirió maquinarias para modernizar sus procesos; una inmobiliaria que compró un nuevo sistema informático; pozos de petróleo que volvieron a funcionar; familias que terminaron de construir o negocios que lograron ampliar: el espectro abarcó a 3.400 emprendimientos que lograron crecer y salir adelante en medio de una crisis mundial sin precedentes.

El Estado, que reintegró el 40% de las inversiones en Aportes No Reembolsables (ANR) y billeteras virtuales, aportó $5.200 millones de pesos en una ecuación positiva para todos los mendocinos: más de 21 mil millones que se volcaron al día a día en inversiones, nuevos empleos y emprendedores privados que apostaron por una reactivación que, a fin de cuentas, repercute en beneficio de todos.

Cómo es la segunda etapa: más sectores y beneficio a docentes

La primera edición del programa comenzó a implementarse a mediados de 2020 como respuesta a una crisis social, económica y sanitaria sin precedentes en el mundo. En esta segunda ronda, que cuenta con aval legislativo, el proyecto del Gobierno incluye a más sectores que podrán inscribirse y obtener devoluciones de hasta el 45% en ANR, billeteras virtuales y financiamiento.

Es decir que al 40% de devolución de la primera etapa podrá sumarse 5% si se cumplen algunas de estas cuatro condiciones: incorporar trabajadores, realizar innovaciones tecnológicas, contribuir a aumentar el volumen de las exportaciones o tener en la comisión directiva mayoría femenina.

Para el personal docente habrá un nuevo beneficio: estatales y privados podrán comprar computadoras de hasta 120 mil pesos y el Gobierno les reintegrará el 40% del costo en dinero en efectivo depositado en sus cuentas de sueldo.

También se incluirán proyectos de eficiencia energética, construcciones llave en mano, viviendas rurales, complejos habitacionales, urbanizaciones de barrios hechos por sindicatos, cooperativas o asociaciones vecinales, renovación de vehículos de transporte escolar, instalación de empresas en parques industriales, servicios turísticos y producciones audiovisuales.

Así, de abarcar ocho sectores incluyendo hidrocarburos, llegará a 21 sectores e incorporará inversiones que se instalen en Mendoza pero que provengan de afuera de la provincia.

Ayuda extra de 5%

Esta etapa de Mendoza Activa sumará el subsidio de las tasas de financiamiento de cualquier banco que elija el interesado, para que las pymes puedan volver a tener acceso al crédito. “Tenemos una partida de $300 millones para firmar convenios con bancos públicos y privados que nos permitan subsidiar las tasas de interés”, recalcó el ministro.

“Por ejemplo, el Banco Nación tiene una línea de créditos al 24%, el Gobierno mendocino subsidiará el 5% y la tasa quedará en 19%”, explicó Vaquié. El objetivo es dar fuerte impulso a las exportaciones y a las nuevas tecnologías, pensando en la provincia después de la pandemia y en la diversificación de la matriz productiva con creación de trabajo genuino.


-->