¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Cae la presencia de clientes en restaurantes

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

6° Mendoza

Jueves, mayo 23, 2024

RADIO

ONLINE

6° Mendoza

Jueves, mayo 23, 2024

RADIO

ONLINE

PUBLICIDAD

Cae la presencia de clientes en restaurantes

Según cifras del INDEC la baja es repentina y sin precedentes

Redacción
16/04/2024 00:35
PUBLICIDAD

El INDEC informó una baja de la demanda en enero, el primer dato negativo desde la pandemia. La cifra, con más del doble de inflación que en 2023, derrumbó la teoría de que la gente iba comer afuera porque quería desprenderse de los pesos. El tarifazo de energía y la falta de plata, un duro golpe para los negocios gastronómicos, que observan caídas de entre 20 y 50 por ciento en la presencia de clientes.

La foto cambió en menos de dos meses de manera radical y derrumbó varios mitos populares. Los restaurantes, que venían llenos en el último año y eran un fenómeno que muchos explicaban como “gente gastando los pesos” ante la inflación que le imposibilitaba otros consumos, se vaciaron a niveles históricos. Aún con una inflación acumulada por el Gobierno de Javier Milei que supera el 70 por ciento en los más de tres meses de llegada al poder y es la más alta de los últimos dos arranques de gobiernos anteriores, el consumo de restaurantes se desplomó y ya la gente no parece querer desprenderse de los pesos. En pocas palabras, el fenómeno del boom de restaurantes y hoteles de los últimos dos años tiene explicaciones más complejas, que involucran, además de la marcha de los precios, la resistencia de los salarios y los incentivos al consumo. 



Los números del parate y la caída se observan en el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) del INDEC que confirmó que, en enero de este año, último dato disponible, el nivel de actividad en Restaurantes y Hoteles (así se describe al rubro) fue 1 por ciento menor al del igual mes del 2023, que había mostrado a la vez una crecida del 10 por ciento contra enero del año previo. Esa caída interanual tiene, además, otro condimento. También hay un derrumbe si se la compara con los meses inmediatamente anteriores: en diciembre del 23, los asistentes a restos y hoteles habían crecido 9,5 interanual y un 8 por ciento en noviembre. Ese crecimiento, además, había sido una mejora interanual sobre una base de comparación ya muy alta. La referencia es que esos crecimientos de 9,5 y 8 se dieron contra diciembre y noviembre del 2022, donde el crecimiento fue, a la vez, del 14 y el 23 por ciento, respectivamente. El asunto es que, según el sector, lo peor se está viendo desde marzo, cuando arrancó la temporada baja, sobre todo para hoteles, y donde los costos fijos que liberó el gobierno de Milei, como tarifas, naftas y alimentos, está pegando de lleno en paralelo al ajuste.

El derrumbe del consumo en restaurantes es tan serio que para encontrar números negativos hay que irse a tiempos pandémicos. Las últimas caídas del sector fueron en los primeros meses del 2021 y desde allí hasta fines del 2023 no hubo ni una sola baja en la demanda de restaurantes y hoteles en todo el país. 

"Para nosotros, enero y febrero estuvo menos mal de lo esperado, pero ahora en marzo se viene lo más dificil", dijo Daniel Prieto, de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés, quien resaltó que "el aumento de los costos fijos está complicando mucho". 

Prieto detalló que "la gente ya no consume cosas caras, y nosotros no podemos trasladar más costos a precios, por eso el aumento de los costos fijos es un problema importante, se triplicaron o cuadruplicaron". El impacto de la suba de las tarifas de energía, que están golpeando duro.

Algunos restaurantes plantean caída en la demanda muy importante "y pocas veces vista". Y sobre todo lo duro de afrontar tarifas de energía que subieron hasta 400 por ciento. Hay locales en Capital Federal que, de hecho, pasaron de pagar facturas de 500 mil pesos a entre 1,5 millones y 2,5 millones de pesos. "Hasta diciembre nos fue muy bien, después de eso se vino todo abajo", dijo el gerente de un reconocido local. 

Otro empresario del sector plantea una caída de la facturación de entre 20 y 50 por ciento, siendo los más afectados los locales que tienen un target más alto. 

Hacen un cálculo con la cantidad de tickets, de gente por un promedio de cubiertos, y en marzo vimos que cayó entre 25 y 35 por ciento la cantidad asistentes en relación al marzo del 2023”. “Los que antes iban a comer y a tomar algo, ahora solo van a tomar algo.”

El informe indica que antes el 35 por ciento pagaba en efectivo y ahora es menos del 15. El crédito se duplicó. El 50 por ciento paga con crédito”. 

En 2022, la actividad fue impactante, con números de dos dígitos de crecida interanual en los 12 meses del año.

Naturalmente, allí se veía un gran desahogo post pandemia, pero también menos inflación que derivaba en más consumo. 

Lo esperado para los próximos meses no es optimista. Tarifas más altas de los gastos corrientes, suba de los insumos, caída de las ventas, reestructuración de las castas. Precios más altos. Menos clientes, menos propinas para el personal de servicio. Como en otras crisis, caerán las ventas de días de semana y los fines de semana habrá una concurrencia menor, con pedido de platos más económicos de la carta y búsqueda de promociones y ofertas. 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD