La policía de Tucumán volvió a despertar las alarmas sobre el uso desmedido de la violencia luego de la muerte de un hombre en medio de un operativo. Walter Nadal, un hombre de 43 años, murió el pasado 24 de junio luego de ser detenido por supuestamente robar una gorra.

En el Gobierno intentan determinar si el homicidio de Nadal se produjo con la misma técnica utilizada contra George Floyd, el afroamericano que se convirtió en un ícono mundial tras ser asfixiado ante las cámaras por la policía de Minneapolis.

El ministro de Seguridad de Tucumán, Claudio Maley, dijo que “la intervención policial fue correcta y oportuna”. Organizaciones sociales y de izquierda se movilizaron luego de esas declaraciones a la casa de gobierno tucumana para pedir la renuncia de Maley.

Fuentes del entorno de la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, dijeron a LPO que “el ministerio rechaza y condena todo acto de violencia institucional”. “Sea en las fuerzas federales, donde actuamos inmediatamente apartando a los agentes -mientras ordenamos la investigación y las sanciones correspondientes- como en las fuerzas provinciales, sobre las que no tenemos jurisdicción”, indicaron las fuentes.

“Hacemos extensivo nuestro rechazo y condena a todo acto de violencia institucional en las fuerzas provinciales. Hemos enviado a las autoridades provinciales, y volvemos a hacerlo, nuestra preocupación sobre cualquier delito que sea cometido por las fuerzas de seguridad. Hemos ofrecido, y volvemos a ofrecer, capacitaciones, y cursos de formación y responsabilidad para evitar cualquier hecho de violencia institucional” agregaron en el entorno de Frederic.

“No obstante, reiteramos que cada denuncia de violencia institucional debe ser resuelto por el Poder Judicial. Es éste el único poder que tiene competencia para establecer la legalidad o penalidad de los actos que pudieran ser cometidos”, aclararon en el ministerio.

“Estamos siguiendo con atención la investigación judicial que debe determinar el motivo de la muerte de Walter Nadal en Tucumán, luego de ser arrestado por la Policía. Estamos en permanente contacto con la Fiscalía a cargo y con el abogado de la familia”, sostuvo el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla, en sus redes sociales.

La policía tucumana había quedado en la lupa luego del crimen de Luis Espinoza, un peón rural de 31 años que murió de un disparo en la espalda por parte de la fuerza provincial. Eso le valió al gobernador Juan Manzur un llamado de atención de Frederic.

Fuente: La Política Online