Publicidad

7° Mendoza

Sabado, mayo 21, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$123,7500

Dólar Ahorro/Turista

$204,45

Dólar Blue

$204,00

Dólar CCL

$211,58

Euro

$125,1267

Riesgo País

1945

7° Mendoza

Sabado, mayo 21, 2022

RADIO

ONLINE

La violencia policial racista no se detiene y sigue matando en EEUU

14/06/2020 19:55

Cuando las protestas por la muerte de George Floyd siguen creciendo por todo el mundo un nuevo caso de violencia policial estremece otra vez a EE.UU. este fin de semana.
Un video de seguridad muestra a un oficial de la policía de Atlanta que dispara contra un hombre negro al que despiertan poco antes porque se encontraba durmiendo en un área de autoservicio que utilizan los restaurantes estadounidenses donde paran sus camionetas o casillas rodantes equipadas para elaborar comidas.


Rayshard Brooks, de 27 años, fue declarado muerto poco después.
Tras la difusión de la grabación, miles de personas salieron otra vez a las calles a protestar, principalmente en Atlanta, donde incluso bloquearon algunas de las principales avenidas para protestar contra el racismo y la brutalidad policial.


La jefa de la policía de esa ciudad, Erika Shields, renunció al cargo tras el incidente por considerar que la acción de los agentes bajo su mando había sido injustificada.

La alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, quien anunció la renuncia de Shields, también pidió la suspensión inmediata del oficial de policía involucrado en el incidente, que se hizo efectiva más tarde en la noche.


“Lo que ha quedado muy claro en las últimas semanas en Atlanta es que, si bien tenemos una fuerza policial llena de hombres y mujeres que trabajan junto a nuestras comunidades ha habido una desconexión con lo que son nuestras expectativas y las interacciones que existen con nuestros oficiales y las comunidades en las que se les confía la protección”, afirmó Bottoms.

¿Qué pasó en Atlanta?


Durante las últimas tres semanas, miles de personas en todo Estados Unidos han estado protestando por la muerte de George Floyd, otro afroestadounidense que también fue asesinado cuando debía haber sido dejado en custodia policial por un corto tiempo hasta que se aclarara su accionar.


Una patrulla de policías de Atlanta fue enviada el viernes por la noche a un restaurante de la cadena Wendy’s por una queja sobre un hombre que estaba adentro de su auto estacionado y se había quedado dormido en el área donde se detienen los clientes para hacer sus pedidos en los restaurantes de comida rápida.


De acuerdo con un informe preliminar de la Oficina de Investigación de Georgia, los agentes le realizaron una prueba de alcoholemia, que mostró que el hombre tenía niveles altos, por lo que los oficiales intentaron ponerlo bajo custodia.
Según la policía, el joven se resistió al arrresto y tras un forcejeo con los oficiales, les arrebató una de las pistolas eléctricas (taser) que usan a intentó escapar. Esa versión policial sin testigos ni elementos de prueba se considera ahora que es falsa.
La declaración policial continúa y dice “que el hombre intentó usar el taser contra la policía cuando lo seguían”, pero esto no aparece en el video de seguridad. Osea, es claramente otra mentira tratando de justificar el accionar policial, pero a estas alturas nadie, ni los defensores frecuentes de la violencia policial, se prestan al intento de engaño.


En la grabación, se escuchan unos disparos y se ve a Brooks en el suelo. No se ve ningún movimiento previo de la víctima, ni se lo ve portando ningún objeto parecido a un arma.
“El oficial disparó su arma y Brooks recibe el impacto”, indica el informe.
El joven fue llevado al hospital pero murió al rato y para cubrir las apariencias, en la guardia uno de los oficiales fue tratado por una lesión tras el incidente.


Según indicó en un comunicado, la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Fulton, donde tuvieron lugar los hechos, está llevando a cabo una investigación separada sobre el incidente.

Según informan medios locales, el restaurante donde tuvo lugar el incidente fue incendiado ayer.

Mientras numerosas manifestaciones han sacudido Estados Unidos y varios países del mundo desde la muerte de Floyd.
En Minneapolis, donde la policía mató a Floyd, el Ayuntamiento aprobó una resolución epara reemplazar su departamento de policía con un sistema de seguridad pública dirigido por la comunidad.
El consejo dijo que comenzaría un proceso de un año de participación “con cada miembro de la comunidad dispuesto en Minneapolis” para llegar a un nuevo modelo de seguridad pública.

En Nueva York, el gobernador Andrew Cuomo ordenó a los departamentos de policía que emprendieran reformas importantes.
También dijo que dejaría de financiar a las autoridades locales que no adoptaron reformas para abordar el uso excesivo de la fuerza y los prejuicios en sus departamentos de policía.