El fútbol argentino, de luto: a los 79 años, murió José Rafael Albrecht, gloria de San Lorenzo y de la selección argentina

El ex defensor central llevaba dos semanas internado en la sala de terapia intensiva del Hospital Español, a raíz de que se había complicado su cuadro de coronavirus, que le había provocado una neumonía bilateral. Su hijo Rafael también se había contagiado de COVID-19.

La semana pasada, según había consignado Télam, su situación había mejorado y los profesionales incluso evaluaron quitarle el respirador. Pero en las últimas horas empeoró su salud y terminó falleciendo. San Lorenzo, institución en la que brilló entre 1963 y 1970, se hará cargo de los gastos del velatorio y entierro.

Nacido en San Miguel de Tucumán, hizo todas las Inferiores en Atlético, donde dio el salto a la élite. sus buenas actuaciones provocaron el interés de Estudiantes de La Plata, club en el que se desempeñó entre 1960 y 1962. Luego fue transferido a San Lorenzo, donde marcó una época y se convirtió en uno de los máximos ídolos de su historia.

Después llevó su timming, capacidad aérea y gran técnica al fútbol mexicano, donde se destacó en León y Atlas. A su gran currículum le sumó varios títulos: el torneo República con el Decano, el mítico Metropolitano de 1968 con los Cuervos, obtenido de manera invicto y con un juego atildado y memorable, y tres vueltas olímpicas en territorio azteca con el León.

Además, el tucumano ostentó 39 participaciones con la selección argentina, a la que defendió en dos Mundiales: Chile 1962 e Inglaterra 1966. Una de sus principales virtudes era su técnica y tranquilidad para ejecutar penales: no tomaba carrera ni se perfilaba para patear. Así, no le anticipaba su intención a los porteros, que no lograban decodificarlo. Convirtió 35 de los 37 oficiales que pateó. Uno se lo atajaron; el otro, lo desvió. “Nunca miré a los arqueros. Los observaba de reojo”, era parte de su fórmula. Pero su capacidad anotadora no se reducía a los penales. A lo largo de su trayectoria se apuntó 95 conquistas en más de 500 duelos por los puntos.

“Jugador extraordinario, de los mejores defensores en la historia del fútbol argentino, fue emblema de los Matadores que se consagraron campeones invictos en 1968. Rafael Albrecht, gloria eterna de San Lorenzo, falleció a los 79 años. ¡Nunca te olvidaremos, tucumano querido!”, lo recordó el Ciclón a través de sus redes sociales, junto a una de sus últimas fotos.