A poco más de tres meses de la confirmación de la primera muerte por coronavirus en el país, Brasil superó la barrera de las 50 mil víctimas fatales. De acuerdo con los datos compilados por el Consejo Nacional de las Secretarías de Salud, el país reportó 632 nuevas muertes para ascender a un total de 50.608. Además, se registraron 17.304 nuevos contagios, con lo que el total de infectados supera el millón (1.083.341).

La semana pasada, Brasil registró cinco jornadas consecutivas por encima de la barrera de los mil muertos, lo que confirma al país como el segundo del mundo tanto en cantidad de víctimas como de contagios, solo detrás de Estados Unidos. El domingo, el país fue escenario de manifestaciones a favor y en contra del presidente Jair Bolsonaro. En paralelo, la justicia local dispuso el allanamiento de las sedes de tres grupos extremistas que respaldan al mandatario.

De acuerdo con los datos de las 27 secretarías regionales de salud del país, San Pablo, el estado más poblado de Brasil, sigue siendo el epicentro de la pandemia con 12.588 muertos y casi 220 mil casos confirmados de covid-19. El segundo estado más afectado por la emergencia sanitaria es Río de Janeiro, que ya suma 8.875 víctimas y se acerca a los 100 mil infectados. El presidente Jair Bolsonaro no se manifestó sobre las dramáticas cifras y se limitó a homenajear en Twitter a un militar que falleció tras un salto en paracaídas.


El domingo, centenares de simpatizantes y opositores al gobierno del mandatario de ultraderecha se movilizaron en las calles de Brasilia. Ambas manifestaciones se realizaron en la Explanada de los Ministerios de la capital, separadas por un fuerte dispositivo de seguridad. En tanto, la Policía Civil realizó un operativo de allanamiento a la sede de tres grupos extremistas que apoyan a Bolsonaro. 300 de Brasil, Patriotas y QG Rural son investigados por protestas fascistas que derivaron en un ataque al edificio de la Corte Suprema con explosivos y fuegos artificiales.