De esta manera, esta herramienta de política pública queda totalmente operativa dando previsibilidad a la industria, y a toda su cadena de valor. Mediante la implementación de un sistema de estabilización, la entidad, permitirá retirar del mercado el sobrestock vínico en los años de buena producción.

Tras la última reunión del Consejo Asesor del Banco de Vinos, sus miembros acordaron enviar una nota dirigida a las autoridades del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), a los efectos de solicitarle acelerar la firma del Convenio con la Provincia, de modo de formalizar la participación activa de la institución en la mesa de trabajo.

Tras la puesta en marcha del denominado “Banco de Vinos”, y luego de varios meses de intensas gestiones, desde la cartera económica provincial se logró avanzar en la firma de un convenio marco de colaboración entre Mendoza Fiduciaria, en su carácter de fiduciaria del fideicomiso de Administración y Asistencia Financiera Vitivinícola que forma parte del patrimonio del Banco de Vinos de Mendoza, y el INV.

Alfredo Aciar, Director Ejecutivo de este nuevo organismo de política vitivinícola, comentó que la rúbrica de este acuerdo entre partes, se logró por la presión ejercida por el Consejo Asesor del Banco de Vinos, lo que llevó a acelerar el trabajo técnico conjunto entre los funcionarios del INV y la Provincia para determinar las tareas o actividades que debía realizar el INV para poner definitivamente operativa a esta herramienta de control de stock vínico.

Sobre los alcances y beneficios de la firma, el titular del Banco de Vinos de Mendoza comentó: “En un escenario donde el stock vínico supere los 5 meses, nosotros ya estamos en condiciones operativas de salir a captar depósitos en vino, debido a que desde el INV nos certificará la propiedad y la calidad de esos productos”.

A su vez, el funcionario remarcó que el principal beneficio que otorga la firma de este convenio marco, tiene que ver con que el vino captado será inmovilizado por el INV y no estará disponible para su comercialización. “Con la firma de este convenio, el Banco de Vinos está totalmente operativo para actuar en los momentos que sea necesario buscar estabilidad en los stocks vínicos”.

De esta manera, en las próximas reuniones previstas en el marco del Banco de Vinos, se contará con la participación activa del INV mediante el aporte de información relevante no solo de los stocks vínicos sino, además, de algunos otros detalles vinculados a la actividad.


Escenario posible

Consultado, Aciar, sobre cómo será la operatoria en un escenario en donde los stocks vínicos superen los 5 meses, remarcó: “En primer lugar se debe determinar qué tipo de vino es el que estaría sobrando y, en función de ese dato concreto, salir a captar esos productos para que sean depositados en el Banco. Inmediatamente se definiría la renta financiera o tasa de interés que se les pagaría a los tenedores que voluntariamente quieran autobloquear sus vinos”.