¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Rechazan recusación del fiscal Rívolo y secuestran segundo celular de asesora de Milman

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

22° Mendoza

Martes, febrero 20, 2024

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$855.50

Dólar Ahorro/Turista

$1368.80

Dólar Blue

$1110.00

Dólar CCL

$1143.92

Euro

$902.88

Riesgo País

----

22° Mendoza

Martes, febrero 20, 2024

RADIO

ONLINE

Rechazan recusación del fiscal Rívolo y secuestran segundo celular de asesora de Milman

Capuchetti rechazó, por "improcedente", la recusación que presentó la querella de la vicepresidenta 

Redacción
11/05/2023 16:59
Gerardo Milman.

La jueza federal María Eugenia Capuchetti rechazó, por "improcedente", la recusación que presentó la querella de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner contra el fiscal Carlos Rívolo en la causa por el intento de magnicidio de la exjefa de Estado, en la que se secuestró el segundo teléfono de una asesora del diputado nacional de Juntos por el Cambio Gerardo Milman.

Ambas situaciones, la recusación y el secuestro del celular ordenado por la jueza a instancias del propio fiscal, tuvieron un mismo punto de origen: la ampliación de la declaración testimonial de Ivana Bohdziewicz, exsecretaria de Milman, en la que reveló que su otrora compañera Carolina Gómez Mónaco, asesora del mismo diputado, tenía un segundo celular que no había entregado a la justicia.

Bohdziewicz y Gómez Mónaco son testigos en el marco de la denominada "pista Milman": ambas acompañaban el 30 de agosto pasado al diputado de JxC -dos días antes del intento de asesinato de la vicepresidenta-, cuando habría pronunciado la frase "cuando la maten voy a estar camino a la Costa", según declaró el testigo Jorge Abello, asesor de un diputado del Frente de Todos (FdT).

Carolina Gómez Mónaco.



Desde la primera vez que fueron convocadas como testigos, los abogados de la vicepresidenta reclamaron los secuestros de los teléfonos celulares de las asesoras de Milman: aunque ellas negaron que el diputado hubiera pronunciado la frase que se le atribuyó, para la querella se trataba de una medida de prueba necesaria para buscar otros elementos que permitieran confirmar o descartar algún vínculo del dirigente señalado con el ataque.

La medida del secuestro de los celulares primero fue rechazada por la jueza Capuchetti pero días más tarde fue autorizada por la Cámara Federal porteña por lo que se llevó a cabo el 1 diciembre del año pasado cuando las mujeres se presentaron con sus equipos en la fiscalía. Este miércoles la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) secuestró un segundo teléfono de Gómez Mónaco que no había sido entregado en su momento.

Bohdziewicz amplió su testimonial el viernes pasado y allí reveló que su celular había sido manipulado por "un perito" en las oficinas que atribuyó a la precandidata presidencial del PRO Patricia Bullrich, y que esa operatoria había consistido en el borrado de información -que luego se habría podido recuperar-: en todo momento explicó que buscó evitar que se filtraran datos vinculados a su vida privada y que no había información sobre el ataque a la vicepresidenta.

En esa misma declaración relató que Gómez Mónaco había entregado a la justicia un teléfono nuevo y que tenía otro, que no estaba a su nombre, que aparentemente nunca había entregado.

"Va pasando el tiempo y más o menos el 10 de noviembre del año pasado, me llama Carolina (Gómez Mónaco). A todo esto, ella tiene dos líneas, una que no está a su nombre", sostuvo Bohdziewicz en su declaración. 

De su relato se desprende que ese día se encontraron en un bar porteño y que luego se fueron en subte hasta unas oficinas que atribuyó a Patricia Bullrich donde las esperaba Milman y "un perito" que manipularía sus teléfonos celulares; añadió que, en el caso de ella, le borraría la información que ella solicitara por temor a que se filtrara.

Sobre los teléfonos de Gómez Monaco, Bohdziewicz sostuvo que en aquella reunión "deciden que Carolina se vaya a comprar un celular nuevo (…) con la línea que presentó (ante la justicia). Decía que iba a decir que no conocía la contraseña de iCloud, entonces se hacía una nueva y ese fue el celular que entregó".

El diputado Gerardo Milman y su exasesora Ivana Bohdziewicz.



Bohdziewicz tenía fecha para ampliar su declaración testimonial esta semana pero el viernes pasado apareció de modo espontáneo en los tribunales federales de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro, acompañada por el abogado Rafael Benedicto Díaz Flaqué, para pedir que se concretara la declaración en ese momento porque había sufrido "presiones".

Sobre ese punto, atribuyó las presiones a su compañera Gómez Mónaco, quien -según dijo y aportó prueba- la llamó de modo insistente desde que se enteró que tenía previsto ampliar su declaración testimonial.

Sobre eso versaba la recusación que la querella presentó contra el fiscal Rívolo: los abogados de la vicepresidenta, Marcos Aldazabal y José Manuel Ubeira, acusaron a la fiscalía de haber filtrado el dato de que Bohdziewicz ampliaría su indagatoria antes de que la información estuviera cargada en el sistema al que acceden las partes.

El pedido de ampliar la declaración testimonial había sido presentado por Bohdziewicz y el abogado Díaz Flaqué el 2 de mayo y los abogados de la vicepresidenta aseguran que Gómez Mónaco se enteró ese mismo día, antes que el planteo -que contenía un error enmendado- fuera cargado en el sistema 24 horas más tarde, por lo que atribuyeron la filtración a la fiscalía.

Esa filtración, aseguran, fue la que habría generado que Gómez Mónaco retomara su abandonado contacto con Bohdziewicz en el afán de querer saber sus motivaciones.

Al rechazar la recusación, la jueza Capuchetti sostuvo que el pedido de apartar al fiscal Rívolo está basado en "afirmaciones meramente conjeturales" realizadas por la querella y recordó que el fiscal estaba en el exterior cuando la mujer pidió ampliar su testimonial y cuando finalmente lo hizo, algo que la querella también ponderó en su presentación.