¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

¿Cómo imaginarse una Selección sin Messi?

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

21° Mendoza

Sabado, febrero 24, 2024

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$857.50

Dólar Ahorro/Turista

$1372.00

Dólar Blue

$1085.00

Dólar CCL

$1111.53

Euro

$909.28

Riesgo País

----

21° Mendoza

Sabado, febrero 24, 2024

RADIO

ONLINE

¿Cómo imaginarse una Selección sin Messi?

Video. Leo da señales respecto de su futuro en el seleccionado argentino, pero - a la vez - no deja la puerta cerrada. La esperanza se mantiene

15/06/2023 12:15

 

En el imaginario colectivo argentino, a Lionel Messi se lo dejó de maradonizar cuando se asumió, definitivamente, que su liderazgo era tal como lo describe el término, pero sin las connotaciones de cabeza piramidal sino de valorización como emergente clave en una estructura de poder circular.

Leo, en definitiva, se messinizó definitivamente para los argentinos en el recorrido que unió la Copa América 2021 y la Copa del Mundo Qatar 2022.

Persistente y tenaz, Lionel se reafirmó como uno de los capitanes de la Selección que más honor le hicieron al fuego simbólico que representa el brazalete.

No le fue necesario gesticular ni gritar desaforadamente, como tampoco expresarse con términos desafiantes ni extemporáneos.

Nada de eso: Messi habla con la pelota en los pies y con la cabeza que tiene la lucidez necesaria para ser el centro de atracción sin sobreactuar o hablar para la tribuna

Es sano que así sea.

El "vendehumismo" es una práctica que se expande gratuitamente y no solamente en el ámbito futbolístico; da pena.

Tras su tan necesario como imprescindible egreso de París Saint Germain, donde lo utilizaron como chivo expiatorio de las falencias y fracasos propios, el aire puro volvió a llenar los pulmones de uno de los futbolistas más extraordinarios que dio la historia, sino el mejor.

Y, si Miami le pudiese aportar ese equilibrio emocional que necesita para compartirlo en familia, será tiempo de replanteos y de una mirada introspectiva respecto del futuro a corto, mediano y largo plazo.

 

 

Porque Leo se sacó la presión de encima en una movida táctica, en modo ajedrecístico, al expresar públicamente que podía no estar en condiciones de jugar el Mundial tripartito en 2026.

Sonó fuerte y abrió un margen de incertidumbre, pero dejémosle la puerta abierta a que él mismo vaya dando los pasos necesarios como para autoconvencerse de que, aún con 39 años, podrá hallar el modo de seguir siendo un referente en los escenarios estadounidenses, mexicanos y canadienses.

Hoy y mañana, también, resulta inimaginable si es que en una lista de citados no aparece su nombre y apellido en el listado que designe Lionel Scaloni.

Con prudencia y concentración de monje tibetano, Leo se radicará en una ciudad y en un país en el cual la pasión futbolística ocupa un lugar fuera del podio que ostentan otras expresiones deportivas ligadas a la cultura estadounidense.

Allí se irá oxigenando su pensamiento y, por ende, sus tomas de decisiones al respecto.

De hecho, justamente dentro de doce meses se pondrá en juego la Copa América 2024 y la Argentina es el campeón vigente, por lo que irá a defender el título que se ganó tras el inolvidable "maracanazo" ante la mismísima verde amarela.

Será una prueba de fuego y nada mejor que él mismo para medir de qué manera la afronta en un nivel de competencia máxima.

¿Cómo imaginarse una Selección sin Messi?

Una pregunta que no tiene respuesta y que quizás tampoco la tenga cuando se acerque la Copa del Mundo en suelo norteamericano, donde la albiceleste también saldrá a sostener su carácter de campeón mundial vigente.

Y allí, ¿por qué no soñarlo? Lionel Messi vuelva a ser el Leo de la esperanza para 47 millones de personas.