Publicidad

6° Mendoza

Sabado, mayo 28, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$124,5000

Dólar Ahorro/Turista

$205,94

Dólar Blue

$206,50

Dólar CCL

$210,70

Euro

$128,3011

Riesgo País

1916

6° Mendoza

Sabado, mayo 28, 2022

RADIO

ONLINE

Silk Sonic: la nueva banda de Bruno Mars y Anderson .Paak

Es este un espacio dedicado para el descubrimiento musical. Semana a semana estaremos comentando los variopintos baluartes de la música de hoy, y también haremos uso del «arte del desescombro»: revitalizar aquello que nunca debió perder vigencia.

09/12/2021 22:18

 

¡Soberbio! ¡Es soberbio! He bailado en cada oportunidad ¡y solo!, como llevado por un embrujo bienhechor. ¡Qué delicia y delicadeza! Porque lo que ocurre es que me admiro del mejoramiento musical —si acaso cabía esperarlo— de Bruno Mars. Claro que no es un mejoramiento que tan solo atañe a él, sino también al descollante Anderson .Paak —y a Bootsy Collins, el productor—. Pero vayamos despacio, porque también quisiera hablarles de una idea acerca de la música y los grupos, que viene rondando mis pensamientos desde hace largo tiempo.


El 12 de noviembre, el hawaiano y el norteamericano presentaban An Evening with Silk Sonic, una creación que comenzó en tono de broma. Nuestros muchachos se habían conocido durante el tour de Bruno del año 2017 (24K Magic World Tour), ocasión que propició diversas colaboraciones, hasta llegado este disco que, a mi parecer, se ha ubicado en el puesto uno —¡y casi de inmediato!— de todos los discos que he escuchado este año. ¡Sí! ¡Incluso por delante de mi queridísima banda Matthew And The Atlas!


Ya hemos hablado en algunas ocasiones de la estética vintage y de cómo ha ido creciendo en el tiempo. Tal es la cosa, que nuestros muchachos no han elegido otro camino que desescombrar la estética setentera, que tan, pero que tan bien representan. Brillos, pantalones acampanados, chaquetas brillantes y ajustadas, camisas con cuellos exagerados, anteojos ahumados y con formas extravagantes… en fin: setenta. 

 

 

¡¿Pero qué pasa con el disco?! Bueno, lo dicho: es una maravilla. La jocosidad es evidente, hay mucha broma y mucha calidez. Tal cosa es todavía más clara en canciones como After Last Night, en la cual una muchacha comienza hablando a .Paak de manera sugerente, diciéndole que no sabe por qué se comportó así la noche anterior («I don’t even know who I was last night»), y .Paak contestando como un tartamudo («see normally I don’t stutter»), diciéndole que «se lo hizo». La canción nos habla de una noche apasionada ¡y qué sexy! Una atmósfera sensual permanece cubriendo por entero este disco que es un bálsamo para la música contemporánea.     

Tal es el tono bromista de los muchachos, que para cantar en los Grammys de este año compartieron por Twitter una carta solicitando participar como artistas invitados:

«Realmente les agradeceríamos mucho si, abriendo su corazón, permitieran que dos músicos sin trabajo actúen en su show. Acabamos de lanzar una canción y realmente nos vendría bien algo de promoción. Nos hemos jugado mucho en esta grabación (y Los Pelícanos juegan la próxima semana, pero esa es otra historia). No hemos podido actuar durante un tiempo y solo queremos cantar. Enviaremos una cinta de audición y tomaremos tantas pruebas de COVID como sea necesario. Prometo que no seremos extra. Realmente queremos volver a tocar. Espero que consideren esta solicitud y nos den la oportunidad de brillar. Con amor, Silk Sonic.»

 

 

Y, los Grammys —y aunque más de uno no haya visto en esto sino una pura estrategia de marketing— respondieron que los esperaban en el escenario («See you on the Grammys stage!»). El resultado de su participación fue otra belleza más. La voz de Mars es inexplicablemente idéntica a las grabaciones e incluso llega a ser más rica y límpida. Pero, sobre todo: la química de estos dos músicos, ¡qué grato! ¿La canción? Pues, el exitazo del disco: Leave The Door Open. Una canción de marcada estética romántica. El punteo inicial, la cadencia, los coros, el hammond, todo está en maravilloso orden. Sin dudas se vendrán al recuerdo del oyente incomparables artistas como Stevie Wonder o Michael Jackson, y no estarán equivocados: son dos de las grandes influencias de Burno.

Mirá el video:

 

Debo reiterarlo: ¡qué álbum más sexy y fresco! ¡Y qué intimista también! Sobre todo en momentos como Put On a Smile, cuando nuestros chicos «ruegan bajo la lluvia». El amor y el romance es el tema por antonomasia de esta obra. Pero la parte que quisiera resaltar en todo esto es la colaboración. En tiempos en los cuales desbordan los solistas, casi siempre las mejores creaciones de sus carreras son los famosos feat, las colaboraciones. Han proliferado los artistas individuales, porque ahora es más accesible —por no decir irrestricto— el acceso a la música para cualquier sujeto (no solo hablo de escuchar música, sino de crearla). Y tal cosa ha ido como en detrimento de las bandas, sobre todo teniendo en cuenta la tecnología, que es un factor coadyuvante para que esto ocurra, ya que las más de las veces basta tan solo con una computadora.


Y lo mencionado en el anterior párrafo es también un problema, ya que es oportunidad como para que los músicos sean menos rigurosos —al no haber tal contralor sobre lo que se escucha—, lo que evidentemente suele restar calidad a gran número de producciones. Sin embargo, hay esperanzas, ¡y hay muchas!, porque muchachos como Mars y .Paak —y pese a sus notables trayectorias— siguen buscando el camino del perfeccionamiento musical; buscan una estética consecuente y procuran sonar excelentes. ¡Y cómo suenan! ¡Y qué banda! Banda que podrán apreciar en cada videoclip que han lanzado, donde logra percibirse también la inestimable química que existe entre ellos.

 

 

¡Por mucho más Silk Sonic! ¡Que este disco tiene tela! ¡Tiene tela!    
Luego me cuentan qué opinan de esta música. Mientras tanto, yo seguiré dándole al play.

PD: debo agradecer a mi tan querida amiga Daniela, que quitó la penosa venda de mis oídos y me hizo atender cuidadosamente esta obra que les presento. Sin ella, habría yo perdido la ocasión de ser feliz con tan solo hacer un clic. ¿La perderán ustedes?