¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

70 años no es nada: Miriam Ferreyra flamante piloto comercial y ejemplo de perseverancia

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

8° Mendoza

Viernes, mayo 17, 2024

RADIO

ONLINE

8° Mendoza

Viernes, mayo 17, 2024

RADIO

ONLINE

PUBLICIDAD

70 años no es nada: Miriam Ferreyra flamante piloto comercial y ejemplo de perseverancia

Nacida y criada en San Rafael, nunca perdió de vista el objetivo. A los 62 años arrancó el sueño de cruzar los cielos y ella ser la guía

Redacción
19/04/2024 14:17
Una historia que no son habituales y que nos encanta compartir, porque habla de la determinación
PUBLICIDAD

Ella ya es noticia nacional por un logro personal que no es menor. Cuando la mayoría piensa en la jubilación y cómo se va a ir acomodando a la nueva situación, Miriam arrancó con 61 años un sueño , nada común, nada habitual para ese momento de la vida. Y el dicho reza que nunca es tarde para cumplirlos. Miriam Ferreyra, una sanrafaelina que a los 70 años se recibió de piloto comercial.

Una historia que no son habituales y que nos encanta compartir, porque habla de la determinación y el no bajar los brazos ante los retos que se van presentando. Ni el sueño ni la edad, le impidieron verse surcando los cielos: "desde que era adolescente soñaba con ser piloto comercial, no se daban las circunstancias, en ese tiempo no había una escuela de vuelo en San Rafael, me tenía que ir a otro lado, mi familia no podía costear esos gastos y quedó el sueño postergado".

Como empiezan a desandarse los caminos: "me casé, tuve los niños, cuando mis hijos se hicieron grandes, se recibieron y armaron su vida. Entonces un día me propuse que no cumpliría más años y que iba a cumplir sueños. Y mi sueño era ser piloto, así que fui al Aeroclub, me recibió el presidente Marcelo Merelo, estaba feliz de que empezara el curso de piloto, así que con 63 años me recibí de piloto privado".  Hace tres años dio un paso más e inició el curso de piloto comercial en la escuela Flight Center de Buenos Aires.

Como empiezan a desandarse los caminos: me casé, tuve los niños, cuando mis hijos se hicieron grandes, se recibieron y armaron su vida

La semana pasada rindió el examen final en el Aeroclub local con un inspector de la ANAC (Administración Nacional de Avión Civil) que vino a San Rafael y a los 70 años, cumplidos en diciembre pasado, convirtió en realidad el sueño de su adolescencia. "Fue un examen muy complejo pero para eso venía preparándome hace mucho tiempo", comentó.

Diferencias entre ser piloto privado y comercial

Miriam detalló porqué no se quedó con el primer logro, sino que fue por más: "puede volar en forma visual, o sea sólo de día, no entra en las nubes y va mirando el terreno. El piloto comercial, que es la licencia que ahora también tengo yo, puede hacerlo por instrumento para entrar a las nubes y también volar de noche, esa es la gran diferencia". También hace la diferencia el tipo de aeronaves que puede operar. Para el primer caso habilita a volar aviones monomotor como los que posee el Aeroclub y para la segunda licencia aviones más complejos.

No está en sus planes aún, ingresar a una aerolínea, explicó que para eso "hay que seguir estudiando para obtener otra licencia, que es la comercial de primera clase", planea disfrutar de este momento. "Es una felicidad total, es una satisfacción de saber que he podido cumplir este sueño y que puedo seguir cumpliendo, que puedo hacer todo lo que quiera mientras Dios me dé salud" .Ya acumula 240 horas de vuelo desde que comenzó a pilotar, está integrada en el Aeroclub de San Rafael, al que califica como un ejemplo en el país, porque "no todos son como éste, tiene escuela de vuelo y aparte hay un ambiente muy familiar. En este momento soy secretaria en la comisión directiva, hace siete años estoy trabajando para el Aeroclub, es hermoso colaborar con esta entidad", y concluyó: "seguir estudiando, sumando horas de vuelo y ver qué se va presentando en la vida".

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD