Hubo más de 11,5 millones de inscriptos, aunque no se sabe cuántos lo cobrarán. Trabajo a contrarreloj en los bancos para pagar la semana que viene.

Las solicitudes para cobrar los 10 mil pesos del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) superaron largamente las previsiones del Gobierno y obligaron a un operativo a contrarreloj para que los bancos puedan realizar los pagos desde la semana próxima.

De acuerdo a la información brindada por la Anses, más de 11,5 millones de personas se preinscribieron para cobrar el ingreso, además de los 2,4 beneficiarios de asignaciones que ya empezaron a cobrar.

El Gobierno preveía pagar 3,6 millones de IFE aunque la situación económica para haber sobrepasado los planes. Este sábado se conocerá cuántos de los 11,5 millones de preinscriptos pasarán el filtro y podrán cobrar los 10 mil pesos. Se estima que muchos serán rechazados, pero igualmente el número final será mucho mayor al estipulado.

Fuentes del sistema contaron a LPO que este pago está generando bastantes problemas operacionales y hay quienes creen que no van a llegar con los tiempos para poder pagar (sobre todo porque todavía en las entidades no tienen identificados a los beneficiarios). De acuerdo a los planes oficiales, el próximo miércoles 15 empezara a abonar.

El Banco Nación se desbordó con la creación de cuentas y advirtió al gobierno que no llegaría a tiempo. Ante esto la Anses le impuso a tres bancos privados (Santander, BBVA y Galicia) la creación de 1,5 millones de cuentas, 500 mil por entidad.

Los bancos tienen que tener la capacidad lista el viernes para que el sábado, cuando Anses les mande la confirmación, dar de alta a los nuevos clientes. Aunque los beneficiarios pueden brindar un CBU para cobrar, en las entidades ya se preparan para una avalancha de impresión de tarjetas para los no bancarizados.