La famosa aplicación de mensajería instantánea decidió no cambiar sus normas, a raíz de las masivas quejas y fuga de los usuarios

Estaba en boca de todos y generó muchas dudas. WhatsApp, que hace algunos días había anunciado un cambio en su política de términos y condiciones, dio marcha atrás por el masivo repudio de sus usuarios.

En una publicación emitida en su blog, la empresa de telecomunicaciones explicó que los cambios propuestos generaron mucha confusión y que por eso los van a atrasar. “Ha habido mucha desinformación que ha causado preocupación y queremos ayudar a todos a comprender nuestros principios y los hechos”, avisó la firma propiedad de Facebook.

El 8 de febrero era la fecha límite como plazo para que los usuarios aceptaran las nuevas normas, que incluyen compartir su información con servidores de Facebook. Sin embargo, ahora el cambio será revisado y fue demorado hasta el 15 de mayo.

¿Así comenzó la polémica?

La polémica se nició luego de que la empresa de mensajería informara la actualización de sus términos y condiciones, y especialistas advirtieran con preocupación que se trata de un avance sobre la privacidad de los usuarios.

Frente a estas denuncias, WhatsApp señaló que la aplicación “fue construida bajo una simple idea: lo que compartas con tus amigos y familia se queda entre ustedes.

Esto significa que siempre protegeremos tus conversaciones personales con encriptación de punto a punto, así que ni WhatsApp o Facebook pueden ver estos mensajes privados. Es por eso que no mantenemos registros de mensajes ni llamadas. Tampoco podemos ver tu localización compartida ni compartimos contactos con Facebook”.

Las dudas en torno a las nuevas políticas de WhatsApp tuvieron como desencadentante un fuerte fuga de usuarios hacia aplicaciones de la competencia, como Signal Telegram.