El jueves pasado cerramos nuestra planta y nos quedó un sabor tristísimo como de quien abandona un hijo o un ser preciado. Durante todos los días que pasaron desde aquel momento pensamos junto a mi socio que algo debíamos hacer con semejante estructura y con el plantel de colaboradores tan excepcional que disponemos”, relata a InfoNegocios Ramin Tovfigh Raffi, uno de los dueños de Vitnik.
 


La predisposición de los empresarios y la necesidad de ciertos artículos para frenar el virus y equipar centros de salud llevó a Vitnik a frenar la fabricación de indumentaria para comprometerse a confeccionar 100.000 barbijos y 100.000 batas descartables.  


Tanto las batas como los barbijos serán elaborado en SMS de 50 gramos. La marca generará medidas de higiene y seguridad para los colaboradores que deseen participar de fabricación de los artículos. 

“Es tan urgente la necesidad de estos productos que esta cantidad se podría multiplicar varias veces para dar respuesta a la demanda que hay”, señala Ramin Tovfigh Rafii.