Victoria Gallo Llorente, directora nacional de Planificación, Seguimiento y Gestión de la Información del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación (MMGyD) expuso ante la Comisión Unicameral Banca de la Mujer del Senado para promover la incorporación de la perspectiva de género en los presupuestos públicos.

Norma Durango, presidenta de la Comisión, reconoció que “los presupuestos con perspectiva de género son muy importantes para evaluar en qué y cómo se utilizan los recursos y también para visibilizar las prioridades de los gobiernos. Lo que no se visibiliza, no se nombra, no se trabaja y no se aborda”.

En su intervención, Victoria Gallo Llorente destacó la importancia de participar de estos espacios para compartir la agenda que impulsa el MMGyD. En ese contexto señaló que “el gran desafío es incorporar la perspectiva de la diversidad. Hemos avanzado mucho en perspectiva de género con muchas leyes. Tenemos avances normativos como el matrimonio igualitario, pero todavía tenemos que cumplir con la diversidad: reconocer y garantizar derechos a todas las personas LGBTI+. Acompañar a todas las instituciones a construir perspectiva de diversidad para no hablar solo de varones y mujeres sino incorporar sustancial y verdaderamente a las diversidades”. Y agregó: “Como Estado, como Poder Ejecutivo, tenemos que trabajar para garantizar el cumplimiento de los derechos que están reconocidos formalmente en las leyes”.

Entre las competencias del MMGyD vinculadas a presupuestos públicos con perspectiva de género, señaló que se encuentran el diseño, la ejecución y evaluación de políticas públicas para prevenir y reparar las violencias de género y para cerrar brechas que hoy son muy acentuadas”. Y subrayó  que en materia de formación “la ley Micaela es nuestro pubto de partida, desde ahí hay mucho para hacer en la capacitación transversal de todas, todos y todes las, les y los agentes del Estado”.

Definió luego, como otro gran desafío, el relevamiento y el análisis de información estadística en materia de violencia y desigualdad que tenga perspectiva de diversidad. “Es parte de la agenda de presupuesto con perspectiva de género la necesidad de contar con indicadores estadísticos que desagreguen el impacto diferencial de las políticas públicas; la inclusión de la perspectiva de género y diversidad en los registros es un piso básico que tenemos que poder construir y fortalecer”, instó. 

Para finalizar, expresó también la necesidad de alinear las agendas de políticas públicas con compromisos internacionales como los Principios de Yogyakarta, que “son un horizonte, un eje orientador que establecen estándares de actuación para las nuevas normativas”. 
Por último, enfatizó: “El presupuesto con perspectiva de género no es solo algo técnico. No se trata solo de una metodología, sino que es una herramienta de transformación del Estado. Implica fortalecer las áreas sustantivas para la incorporación del enfoque de géneros y diversidad en el diseño y la planificación de políticas públicas”.