Gobernadores y el Gobierno nacional evaluarán el Plan Piloto en el AMBA para permitir las visitas a residentes y nativos de países limítrofes y extender su implementación.

Las provincias limítrofes cuyas economías dependen del turismo miran con atención el plan piloto de turismo extranjero que se implementará desde el próximo viernes en el Área Metropolitana de Buenos Aires en el marco de la pandemia del coronavirus.

Y ya intercambian consultas con el Gobierno nacional con la expectativa de seguir sus pasos. Si la condición sanitaria lo permite, en los próximos meses podrían abrirse nuevos pasos para los residentes y nacionales vecinos que deseen visitar la Argentina como turistas a través de cruces terrestres en los distintos puntos del país.

En el Gobierno nacional insisten en que son las provincias quienes tendrán la decisión final siempre y cuando la pandemia se encuentre estabilizada en sus territorios. Una vez manifestada la voluntad política de abrir sus fronteras con el exterior, el Ministerio del Interior podría ordenar las excepciones turísticas mediante la Dirección Nacional de Migraciones. Todo con el visto bueno de la cartera de Salud que es, en definitiva, quien sigue coordinando cada paso que se da en el marco de la pandemia.

A esta altura, son varios los gobiernos provinciales que ya iniciaron interconsultas con el objetivo de rehabilitar el turismo. Lo que ocurra en el AMBA en las próximas semanas será clave. De avanzar en este sentido, los primeros pasos terrestres que podrían reabrirse para aceptar a residentes y nacionales de los países limítrofes serían los más grandes como los de Mendoza, Misiones o Tierra del Fuego. También se piensa en Formosa, por ejemplo. Su habilitación estaría sujeta al cumplimiento de los estrictos protocolos que se implementarán en el Plan Piloto para el AMBA.

De momento, los organismos involucrados en el programa turístico debaten qué requisitos extra podría demandar un mayor caudal estacional a través de los cruces terrestres para ser considerados seguros. Son condiciones que se deben establecer a través de Salud, Interior y Seguridad. Algunos de los posibles pasos que podrían sumarse en la temporada del verano  ya operan en la actualidad, dentro del marco de las fronteras restringidas. Son los casos del Cristo Redentor y San Sebastián —ambos con Chile—, Gualeguaychú —con Uruguay— y Pasos de los Libres —con Brasil—. Eventualmente, hasta se podrían abrir otros puentes entrerrianos, como el de Colón, aunque, por ahora, nada de esto pasó aún de la etapa de las conversaciones exploratorias.

Tras una reunión en Jefatura de Gabinete de la que participaron el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, y la directora nacional de Migraciones, Florencia Carignano, entre otros, se anunció la puesta en práctica del plan piloto de turismo para el ingreso de residentes y nacionales de países limítrofes desde la 0 horas del viernes 30 de octubre, tal como lo establece el decreto 814/2020. Quienes ingresen a la Argentina solo podrán hacerlo a través del Aeropuerto Internacional de Ezeiza y la terminal marítima de Buquebus, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y no podrán transitar más allá del AMBA. Acorde a lo dispuesto en la resolución oficial, los extranjeros de los países limítrofes deberán presentar una Declaración Jurada Electrónica, dentro de las 48 horas previas al embarque, un test PCR con resultado negativo y un seguro médico COVID. La web de Migraciones se encuentra actualmente actualizándose con estas nuevas herramientas para permitir que todo el trámite se realice de forma digital. Resta definir aún qué antigüedad deberá tener el test para ser tomado como válido: se estima que, en un principio, podría ser de un máximo de 72 horas.

Los extranjeros deberán cumplir con los tres requisitos. En cambio, se contemplará que los argentinos que ingresen al país a través de Ezeiza o el puerto porteño puedan optar por realizarse el PCR de forma previa o cumplir con la cuarentena de 14 días en un domicilio a fijar, tal como establece hoy la normativa vigente. En el resto de los pasos fronterizos terrestres que siguen abiertos para la circulación limitada —Cristo Redentor, San Sebastián, Paso de los Libres y Gualeguaychú— no se autorizará esta doble posibilidad sino que los argentinos o extranjeros residentes en el país que ingresen seguirán obligados al aislamiento. Tampoco podrán recibir turistas por allí, de momento. Tanto las aerolíneas como la empresa Buquebus, que opera las conexiones a través del Río de la Plata con Uruguay, deberán controlar que los pasajeros cumplan con los requisitos previo al embarque. Caso contrario, podrían enfrentar multas. Asimismo, Migraciones aceleró el trámite en Ezeiza mediante la digitalización de las declaraciones juradas a la par que se comprometieron a aumentar la capacidad de atención con el mayor número de boxes de forma tal de evitar aglomeraciones. Con tal fin, el Ministerio del Interior coordinó con la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) para espaciar la llegada de los vuelos a unos cuarenta minutos entre cada uno.

(Fuente www.perfil.com)