Cesar Paganini estaba internado por coronavirus.

La muerte del profesor César Paganini, querido docente del Valle de Uco, caló hondo en la comunidad de Tupungato. El joven profesional trabajaba en escuelas secundarias de ese departamento y su prematura partida causó gran conmoción entre los vecinos y la comunidad educativa.

César contrajo Covid-19 y debió ser internado. Sin embargo, y desde el hospital, el profesor continuó en contacto con sus alumnos, haciendo devoluciones y corrigiendo. Incluso se encargó de subir las notas al GEM, procurando llegar con tiempo a cumplir con la tarea del cierre de las cátedras.

Pocas horas después de la última comunicación con los estudiantes, sus compañeros y directivos, su cuadro se agravó y finalmente falleció.

Muchos medios locales del Valle de Uco informaron con profundo dolor a sus lectores y reflejaron la conmoción que causó la prematura partida del Profe Paganini. La directora del colegio donde trabajaba César, Daniela Benítez, destacó la gran entrega de su colega, y lo puso como ejemplo y contracara de la imagen que algún periodista quiso cargar sobre los docentes.

César y la inmensa mayoría de los docentes argentinos supieron adpatarse en tiempo récord a las nuevas realidades que obligó la pandemia de coronavirus, haciendo que la enseñanza se transformara a una modalidad no presencial, donde se fueron borrando los límites de horarios y responsabilidades de los docentes. Estos tuvieron que reinventarse en su didáctica, meter mano a recursos propios, y elevar la tolerancia a las difíciles circunstancias que se comenzaron a vivir en Mendoza y el país desde el 20 de marzo, por el sólo hecho de cumplir con su consigna: educar a la juventud.

Docentes, alumnos y parte de la comunidad dieron muestras de tristeza por el fallecimiento de Paganini e hicieron conocer personalmente y mediantes las redes sociales.